El ataque que recientemente recibió Facebook con una cantidad ingente de cuentas hackeadas ha hecho que, de repente, mucha gente haya querido afrontar un problema que todo el mundo sabía, pero sobre el cual nadie decía nada. Facebook no protege adecuadamente nuestra información personal y nuestros datos.

De hecho, la dimensión y alcance del problema puede ser mucho mayor de lo que muchxs de nosotrxs esperábamos. Y es que el problema no es solo el acceso a nuestros datos, sino que el hackeo puede haberse aprovechado de otros servicios en los que nos hemos registrado mediante Facebook.

 

El número de afectados asciende a los 50 millones de perfiles y el problema reside en que, como muchos de nosotros, estas cuentas tienen muchos servicios asociados y se han registrado en varias webs y aplicaciones.

Muchos de vosotros os habréis registrado con vuestra cuenta de Facebook o Google + , por pura comodidad, pero esa “pereza” puede suponer un peligro importante a largo plazo, ya que si os hackean la cuenta de Facebook, también pueden acceder a todos estos otros servicios y hacer cosas como cancelar un vuelo, anular pedidos que tengáis hechos y (lo que sucede más a menudo) que os suscriban a servicios de mensajería premium que abulten mucho vuestra factura de teléfono.

Esto ya se sabía de antemano, pero el robo millonario de cuentas de Facebook ha hecho que salga este gran problema y debate sobre la forma de realizar registros en Internet. En concreto, el de este servicio conocido como Facebook Login y que existe desde 2008, aunque al principio se llamaba Facebook Connect.

De momento, la colosal red social no ha indicado si se han producido casos de esta índole, pero puede ser que simplemente lo estén ocultando porque son conocedores del pánico que pueden causar entre sus usuarios si descubren que esas cuentas hackeadas pueden sufrir otros daños aparte del robo de información.

Pero ¿cómo se puede solucionar este problema si ya estoy registrado?

Pues simplemente renovando las credenciales, tanto nombres de usuario como contraseñas. Sin embargo, esto no soluciona nada en cuanto a las webs de terceros o las aplicaciones móvil.

Para las webs de terceros se recomienda realizar otro registro nuevo y eliminar por completo la antigua cuenta. De esta forma, nos aseguramos de que nadie pueda acceder a ella desde nuestras cuentas en redes sociales como Facebook.

De hecho, aquellos que sois más meticulosos y ordenados tenéis otra opción que es, sin duda, la más segura. Esta consiste en crearse cuentas de correo electrónico específicas para cada servicio y guardar las “password” mediante un gestor de contraseñas. Y, por mucha pereza que dé, se recomienda que, en aquellas webs que lo permitan, uséis el doble factor de autenticación.

Muchos expertos indican que Facebook debería ofrecer una forma de cambiar o eliminar esos registros de forma sencilla, pero parece ser que la red social no quiere dar visibilidad al problema y está dejando que la gente se espabile sola (por lo menos aquellos que se han enterado de lo ocurrido).

Esperamos que esta información os haya sido de utilidad para que, sabiendo cómo funciona, cada uno gestione sus cuentas, su privacidad y su forma de usar Internet en general como más lo desee.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta información sobre Facebook? ¿Os resulta útil? ¿Cambiaréis la forma de gestionar vuestras cuentas o seguiréis dejándolo en manos de la suerte? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño).

Fuentes: elconfidencial, computerhoy