Selena Gómez ha sido durante mucho tiempo un icono adolescente, ya sea debido a su paso por Disney Channel, su música, su relación con Justin Bieber o la bonita amistad que tiene con otra diva como Taylor Swift. Pero, últimamente, parece que la vida no le sonríe y tiene que escalar una nueva montaña que, por desgracia, todos pensábamos que ya había logrado subir.

La joven estrella lleva un tiempo preocupando sus fans y cuando no es una cosa es la otra; de hecho, parece que la pobre, desde que dejó Los magos de Waverly Place ha cosechado muchos éxitos comerciales, pero a nivel personal su vida ha sido una auténtica montaña rusa. Y, por lo visto, parece que esto ha llegado a unos extremos insostenibles puesto que ayer se dio a conocer una noticia que nos ha dejado a todos preocupados por la actriz/cantante.

 

La famosa salida de Disney Channel ha sido ingresada en un centro psiquiátrico de Estados Unidos debido a que, durante la semana pasada, sufrió una grave crisis emocional, o por lo menos eso es lo que informaba TMZ, un canal de comunicación especializado en Hollywood y sus famosos.

Fuentes cercanas indican que Selena Gomez ya ingresó una primera vez en el hospital la pasada semana debido a que estaba muy nerviosa y triste así que, después de unos chequeos, le detectaron unos niveles muy bajos de glóbulos blancos en su sangre.

Todo esto no es casual y es que, como hemos dicho, la vida de Selena no ha sido últimamente un caminito de rosas; de hecho, el año pasado tuvo que someterse a un trasplante de riñón debido a que sufre de lupus.

Esa cantidad tan pobre de glóbulos blancos de la que hablábamos antes ha sido la que ha hecho que la artista haya entrado en una espiral emocional muy negativa que ha hecho que, finalmente, estalle. Así que ayer tuvo que volver a ser ingresada.



Durante este segundo ingreso ha sido cuando se ha producido una situación un tanto peliaguda, ya que la cantante ha querido abandonar el hospital, llegando al punto de querer arrancarse las vías intravenosas del brazo.

Esta grave crisis nerviosa no hizo nada más que agravar las cosas, pero, por lo menos, hizo evidente que Selena no necesitaba solo ayuda médica en el sentido fisiológico de la palabra, sino que también necesitaba de asistencia psicológica.

Ahora mismo, Selena está en un hospital psiquiátrico en la costa Este de Estados Unidos de América, preparada para someterse a una terapia dialéctica de comportamiento. De hecho, ya pasó por este tratamiento durante el año pasado para intentar atacar distintos trastornos graves que la cantante sufría y sufre.

En 2014, la cantante estuvo dos semanas rehabilitándose para hacer frente a sus problemas con el abuso de marihuana, alcohol y algunos medicamentos cuando su estabilidad se tambaleó tras su ruptura con su ex pareja, Justin Bieber.

Esperamos y deseamos que Selena se tome esto con calma y mire por su propio bien para poder superar este obstáculo que le plantea la vida. Cuando una persona tiene tantos problemas, sobre todo en su cabeza, debe poder tomarse su tiempo y, por fuerte que sea el ruido del exterior (que en su caso lo es mucho), hace falta centrarse en uno mismo y pensar en lo que de verdad importe.

¿Os ha sorprendido la noticia del ingreso de Selena Gómez? Explicádnoslo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: 20minutos, elpais