Siempre ha habido un poco de miedo al comprar por Internet y, especialmente, si hablamos de ropa. Pero con el tiempo tanto las empresas como los usuarios nos hemos acostumbrado a realizar compras online sin problemas y gestionar entregas y devoluciones sin despeinarnos.

Sin embargo, de vez en cuando salen casos anecdóticos que nos recuerdan los peligros de comprar por Internet y las sorpresas que nos podemos llevar si no tomamos precacuciones como leer atentamente la descripción del producto, el tamaño… A continuación veremos diez ejemplos de productos que no resultaron exactamente como los clientes esperaban.

10¿Un cojín de dinosaurio o un dinosaurio en el cojín?

En Noviembre los usuarios de Twitter reclamaron que en vez de enviarles un cojín con forma de dinosaurio donde pueda descansar su niño les enviaron una funda de cojín con la foto de un niño durmiendo en un cojín de dinosaurio. La diferencia es sutil pero importante.

9La figura imposible

Los pantalones lucían perfectos en la modelo pero en realidad es imposible ponérselos sin zancos.

8A este oso le irían bien los pantalones de antes

Si tuviese que atarse los zapatos sería un drama.

7Vemos que las medidas de los pantalones son un problema habitual

Dáselos a tu abuela para que los arregle un poco.

6Una pastelera de Texas esperaba una máscara muy mona

Pero recibió un pasamontañas para la nueva película de Saw.

5Pidió una mochila

Y llegó un monedero.

4Tu pide un bonito pijama-vestido

Que nosotros te enviamos una bolsa de basura con rayas.

3Cuando tienes ganas de estrenar tus nuevas zapas

Pero te das cuenta que son zapatillas de estar por casa y no puedes salir a la calle.

2Como silla no te valdrá

Sin embargo, para mantener unidos los trozos de pizza es canelilla.

1La cama le va un poco pequeña.

Pero final del día el que no se conforma es porque no quiere.

¿Habéis tenido alguna experiencia parecida comprando por Internet? ¡Contádnoslo en comentarios de Facebook!