Internet es un lugar maravilloso. Cuando nos da por navegar por las ‘olas’ de la ‘Www’, lo más normal es que acabemos siendo náufragos de algún tipo de contenido que nos cautive y fascine por encima del resto. ¿Un vídeo? ¿Un buen meme? ¿Un artículo médico complejo? Cualquier tipo de contenido es bueno cuando nos sobra el tiempo para gastarlo al mismo ritmo que los megas de nuestro teléfono.

De entre todo ese tipo de contenido y, como entenderéis dada nuestra naturaleza, nosotros nos quedamos con todo aquel que tenga un sentido más humorístico y divertido. Nos gusta reírnos, pase lo que pase. La vida es mejor cuando los músculos de tu cara forman una bella (y a veces tétrica) sonrisa.

Internet GIF - Find & Share on GIPHY

La cuestión es que, Internet, no está siempre por la labor y, en ocasiones, se empeña en traernos contenido que solo podría clasificarse como… ¿inclasificable? Piezas audiovisuales que, tras verlas, no sabes si reír o llorar (o saltar desde un octavo piso).

Hoy os queremos traer un ejemplo de ello. Más abajo os dejaremos el que está siendo uno de los ‘vídeos del momento’. Se trata de una grabación hecho de forma imprevista por unos sujetos que estaban ‘siendo atacados’ por lo que podría definirse como ‘una señora con muy mala leche’.

Podréis pensar que, de entrada, esto no tendría por qué resultar cómico… pero eso es porque no habéis visto el vídeo. Es una de esas piezas que (además de forma literal en este caso), son como un accidente: no puedes dejar de mirarlas.

La protagonista de la historia es una conductora a la que Internet ya ha apodado como ‘Lady Martillo’, como será conocida, a partir de ahora, en las redes sociales. ¿De dónde sale este particular apodo? Ahora lo entenderéis mejor, pero todo empezó con un ligero accidente de coche.



Los sujetos que graban el vídeo iban en su vehículo cuando, de forma accidental, impactaron con el de ‘Lady Martillo’. La mujer no dudó en bajarse a discutir con los hombres aprovechando que estaban en medio de un atasco.

El conductor decidió ignorar por completo los gritos y las reclamaciones de la mujer, por lo que esta, aparentemente fuera de sí, decidió tomarse la venganza por su propia mano y recurrió a una pequeña sorpresita que tenía guardada en el maletero de su coche: un martillo.

Ella, con muy poco disimulo, se acerca al retrovisor del conductor y se lo dejó hecho viruta: “No me importa, ya estamos iguales”, dice la mujer, bastante más satisfecha después de haberse quedado a gusto. “Vieja loca”, le responde el conductor, quien no sabía qué hacer.

Aparte de que todo esto sucedió en la Ciudad de México, se desconocen más datos al respecto. Sabemos el apodo con el que se ha quedado la mujer, pero desconocemos la identidad de los hombres que la han grabado.

Los usuarios en las redes sociales se han apresurado a criticar la actitud de la mujer y, de hecho, han animado a los conductores a denunciar a la mujer.

“Demándala por daño en propiedad ajena tienes hasta pruebas y el número de placa” o “Desgraciadamente como ella, hay miles de personas al volante, hombres y mujeres que nada más esperan un pequeño detonante para descargar su coraje” son solo algunos de los comentarios que han dejado los usuarios en el vídeo de YouTube que se ha publicado y que acumula ya unas cuantas miles de visitas.

Aquí os dejamos el vídeo en cuestión:

 

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta situación? ¿Qué habríais hecho si os atacan así? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).