El día de tu boda es, seguramente, uno de los días más importantes de tu vida. Por no decir el más importante. Vas a casarte con una persona de por vida y te comprometes a estar a su lado en lo bueno y en lo malo. Lo de siempre. Y claro, no es una decisión cualquiera. Ya se sabe. Es una vez en la vida. Bueno, si te casas solo una vez, claro.

El caso, es que en una ocasión tan especial, a algunos les gusta ser algo exigentes y especiales en su día. Por eso a veces, hay extrañas ocurrencias o requisitos que nos hacen pensar que algunas personas pueden llegar a ser muy extravagantes si se les da la oportunidad.

Que si el novio trae hasta la familia más lejana, que si la novia quiere una banda famosa en su boda, que si la suegra quiere que vayas con el vestido de su abuela la del pueblo, etc… Cualquier cosa puede complicar una boda y hacer que se convierta en un festival. El caso es que la historia de hoy nos lleva a una nueva liga. A una sublimación de lo exagerado.

Esta lista de normas y de exigencias (que la pasó de “extranjis” un invitado) para la boda de la novia fue ideada por la coordinadora de la boda. Y se le fue la rosca. Pero vamos, muy fuerte. Y es que encima, se envió la lista como si fuera un “recuento final”. Como ya podéis imaginar, se montó la de cristo.

Así empezaba el correo:

Es que mirad. Deleitad vuestros ojos. Haremos un análisis de punto por punto y comentaremos:

  • El primero, bueno, vale, sí, correcto. Perfectamente razonable.
  • El segundo, a ver, lo entiendo. Entiendo que pida que nadie vista de colores claros, para que la novia destaque más. Pero por favor, que nadie se confunda con alguien que va con un vestidazo blanco con velo. En fin.

  • El tercero. Ay, madre, ya empieza a irse un poco. Esto ya sí que es bastante inapropiado. Además, si luego alguien va con un peinado diferente a los requeridos, entonces ¿qué? ¿No les dejas pasar?
  • El cuarto. Otro que tal. Dejad que la gente se vista y se maquille cómo y cuánto quiera.
  • El quinto ya es que no sea inapropiado, es que es estúpido. A menos que la pareja haya contratado a alguien que les grabe de manera profesional, yo no entiendo por qué no querrías a nadie grabando. Es el momentazo de tu vida. ¡Que lo graben todos y que quede para el recuerdo! Ay, de verdad. Menudos son.

  • El sexto es algo extraño. Para empezar que nadie debería estar entrando en Facebook durante una boda. Es decir, estás en un evento importante, deja el móvil. Ya te pondrás cuando vuelvas a casa. Pero es que luego, el sexto requisito implica que habrá un momento en que sí se tenga que entrar.
  • El séptimo ya casi nos lo confirma. Porque seguro que el plan de la coordinadora de la boda era que todos esperasen para entrar en Facebook y que todos publicaran las fotos al mismo tiempo con el mismo hashtag. O algo así. No sé. El caso es que también es una chorrada.
  • El octavo es casi el peor. Y digo esto, porque el último es el peor. Ya veréis. Pero, a ver, ¿Estamos tontos, o qué? ¿Qué no se puede hablar a la novia? ¿En ningún momento? ¿Nadie? ¿Ni su madre o su hermana o sus amigas? ¿Y por qué? ¿El vestido se desintegraría? ¿Se desintegraría la novia? ¿Veis que cantidad de preguntas absurdas hacen aparecer este tipo de cosas?

  • El noveno también tiene tela. No sé quién es Rémy (intuyo que uno de los novios o incluso el padrino de la boda) pero si alguien quiere hacer un brindis en su mesa por los novios o por una futura boda o por cualquier cosa, pues que lo hagan. No encuentro ninguna razón lógica para prohibirlo.
  • El décimo es donde ya oficialmente se pasa de la raya. Mira, una cosa es que haya exigencias absurdas y estúpidas como lo de los peinados o lo de que nadie pueda grabar, pero esto es demasiado. ¿Perdón? ¿Un regalo de al menos 75 dólares para poder entrar? ¿Qué pasa, que tienes que enseñar el ticket o algo? Es que vamos, me parece insultante. Mira que hay que ser rancio para que la única razón por la cual seas invitado a una boda, sea tu maldito regalo de boda. En fin.

Y, para acabar, falta el cierre y la despedida.

Normal que las respuestas hayan sido como estas:

¿Qué os ha parecido? ¿También pensáis en que son unas exigencias exageradas? Decidnos algo en los comentarios.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: Bored Panda