El restaurante de First Dates siempre une a parejas muy peculiares, a veces con mucho acierto y otras son un auténtico fracaso. Obviamente, disfrutamos viendo cuando una bonita pareja abandona el local de la mano, pero no nos engañemos, si vemos First Dates es por la sangre, por esos “zascas”, por esas citas incómodas que nos dan algo de repelús pero que no podemos dejar de mirar como si fuese un accidente de coche.

En este caso el primero en llegar fue José, un chico con una pinta bastante normal, pero por lo que decía, se quería bastante porque el mismo reconocía que le gustaba su look sencillo y natural. Sin embargo, al llegar se mostró algo nervioso y rápidamente pidió un mojito para calmarse un poquito.

Su pareja para esa noche fue Ruth, una joven que venía con ganas de conocer a alguien que, finalmente, se convirtiese en esa pareja estable que tanto deseaba y que no había tenido nunca y, lo único que pedía de su cita, era que no fuese un muermo.

Seguramente, precisamente ese fue el motivo por el que ella y José no terminaron de congeniar. Y es que José desde el primer momento declaró ser una persona solitaria e introvertida que había pasado mucho tiempo solo en el colegio aunque, según él, conforme creció se fue socializando más y cambiando a una persona un poco más extrovertida.

Sin embargo, Ruth tenía opinión un tanto distinta de él ya que, aunque a José le costó arrancar, su pareja tuvo problemas para poder participar de la conversación ya que, cuando el chico se puso a hablar de un viaje con una amiga,  fue incapaz de parar de hablar y se pasó el rato despotricando del incordio que, según él, había tenido como compañera de viaje.

Eso no le gustó mucho a Ruth que, de hecho, se posicionó en varias ocasiones a favor de la chica en vez de darle la razón a su cita, cosa que no le hizo nada de gracia a José.

Viendo que la cita parecía no funcionar, empezaron a hablar de otras relaciones y  Ruth reconoció que nunca había tenido ninguna relación seria y, cuando le llegó el turno a José reveló que solo había tenido más o menos dos “parejas”. Y decimos más o menos porque, tal y como él explicó, una de ellas solo duró 1 día.

Pero, como era de esperar, una cita tan sosa tenía preparado un final incómodo. Y es que José seguramente se pasó de sincero. Primero dijo que no eran compatibles (cosa bastante fácil de ver)  pero la situación se puso un tanto violenta cuando el chico le dijo a Ruth que no le había gustado porque, aunque tenía unos ojos bonitos, estaba rellenita, concretamente dijo “un poco rellenita sí que estás”.

Eso no le sentó nada bien a Ruth que miró incrédula a la cámara y luego, con toda la rabia y mala leche del mundo, dijo que no quería una segunda cita con José porque era un muermo y se había aburrido un montón con lo cual se despidieron de lo que fue una de las citas más frías de la historia de First Dates.

Aquí os dejamos el vídeo del final de la cita:

Vosotrxs, ¿Como hubieseis gestionado vosotros la cita? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: cuatro