El cortejo y la seducción son una parte importante de nuestras relaciones personales. El cortejo es, de alguna forma, una característica esencial para la interacción entre los humanos. Flirtear es una forma de relacionarse que prácticamente aparece en las sociedades de todo el mundo aunque, en cada lugar, tiene sus propios códigos y su propia manera de desarrollarse. Eso sin tener en cuenta que, como es lógico, cada persona tiene su estilo y su forma única de actuar cuando quiere ligar.

Y, aunque en cada país se liga distinto, la verdad es que los valores esenciales del flirteo no cambian tanto y al final todo se basa en la seducción y en el juego. Pero donde el manual del ligoteo cambia totalmente es en el mundo animal. Es decir, imaginad tener que destacar en cosas absurdas para impresionar a una posible pareja (tener que subirse a un árbol o darse cornazos con tu rival), aunque, pensándolo bien, no es algo tan diferente a lo que solemos hacer.

Precisamente imaginando estos hipotéticos escenarios es cómo el artista Ben Hed ha hecho una serie de tiras cómicas. En ellas, ilustra posibles situaciones divertidas que se producirían si los humanos tuviésemos que realizar algún ritual de cortejo parecido al que realizan los animales.

1Los pájaros

Muchos pájaros como las gaviotas o las aves del paraíso hacen coreografías de lo más creativas para atraer a su compañero.

Muchos podríamos pensar que los pájaros compiten por sus parejas a través de una característica tan propia como es el vuelo, pero, en realidad, a la hora de ligar muchos pájaros se guían por los pies; es decir, solo se dejan seducir por su pareja si esta baila como si no hubiese un mañana.

2Tortugas

Las hembras de esta especie elegirán al macho que pueda estirar su cuello lo más lejos posible.



Como las tortugas tienen todas las caras como una pasa, no valoran la belleza facial y prefirieron una pareja que lo tenga muy largo (el cuello). Las tortugas son plenamente conscientes de que el tamaño sí que es importante.

3Arañas viuda negra

En un primer momento, el macho se acercará a la hembra más grande. Después de eso, la cosa irá de una de dos maneras. Una de ellas que la hembra acepte al macho.

Si algunos de vosotros tenéis miedo cuando queréis saludar a una chica en la discoteca, imaginad lo que sufre una viuda negra macho cuando tiene que saludar a su pareja. Lo bueno es que, si le acepta, nunca deberá lidiar con los ex de su pareja.

4Pingüinos

En muchas especies de pingüinos, el macho le regala a la hembra una piedra. Si ella acepta, se hacen pareja.

En realidad, tampoco funciona de forma tan distinta en el mundo de los humanos; de hecho, se está escuchando a muchas pingüino hembra decir: “¿Y la piedra pa’ cuando?”.

5Perezosos

La hembra perezosa simplemente tiene que subirse a un árbol y chillar hasta que un macho dé con ella.

    

La mayoría de nosotros hemos jugado a una versión un poco calentita del escondite, pero los perezosos hacen de ello su principal ritual de cortejo. El único problema es que, seguramente, cuando el macho la encuentra, ha pasado ya tanto tiempo que la hembra no tiene ganas.

Vosotrxs, ¿cuál de estas viñetas os ha resultado más divertida? ¿Qué técnica usais vosotros para ligar? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: boredpanda, elfarodevigo