Hay muchas ocasiones en las que el cine logra engañarnos por completo, y no podemos evitar preguntarnos: “¿Eso es legal?” “¿Cómo lo han hecho?” Os dejamos con algunos de los trucos con los que se las han apañado algunos directores en la gran pantalla.

1127 horas

James Franco es capaz de hacernos creer que se corta un brazo durante su papel como Aron Ralston, al quedarse atrapado bajo una roca, pero ¿cómo? La respuesta, esta vez es bastante simple, ya que Danny Boyle, el director, no es solamente conocido por su trabajo en Slumdog Millonaire, sino también por su recurrente uso de prótesis en el set.

Esto, acompañado de maquillaje realista, sangre falsa y una gran actuación, deja muy fácil el arreglo en pospro para tener una escena muy creíble como resultado.

2La red social

En la película que cuenta la historia de Facebook, tuvieron el reto de crearle un gemelo al actor Armie Hammer para los hermanos Winklevoss.

Para esto, le colocaron un arnés facial a Josh Pence, actor y modelo de Ralph Lauren, que hizo de “cuerpo” y luego le colocaron en posproducción la cara de su compañero.

3Half Nelson

En esta película se hizo un gran despliegue de consumo de drogas, concretamente, los personajes fuman crack y esnifan cocaína.

Para recrear el crack, utilizaron pequeños trozos de cerámica de una taza rota bañados en café con un poco de tabaco, mientras que para la cocaína, el equipo hizo una sesión de “testeo de drogas” en el que probaron rayas de vitamina B2, azúcar… Etc. Para al final decidirse por el metilsulfonilmetano (MSM), un suplemento alimenticio. Durante la prueba no podían evitar las risas por la extraña situación.

4Pulp Fiction

Para el disparo brutal en la cabeza de Phill Lamarr, el actor ni siquiera estuvo durante el rodaje de la escena. Hicieron un molde de este en la que consideraba la postura que tendría al recibir el disparo, y en la parte posterior de la cabeza del maniquí hicieron un hueco en el que metieron un compresor de CO2 que expulsaría toda la sangre falsa hacia afuera. Phill solo vio imágenes de una prueba de rodaje en la que el director anotaba: “Más tropezones”.

5Psicosis

En la conocida como una de las escenas más impactantes del cine, el asesinato en la ducha, se utilizó sirope de chocolate para la sangre, y además se acuchillaron con violencia multitud de sandías y melones de diferentes tipos para conseguir el sonido perfecto que encogiese el estómago del público. Concretamente, se quedaron con el sonido del melón de casaba.

No hace falta decir que la actriz no fue apuñalada en ningún momento, en su lugar se colocaron algunos frames en los que se había cambiado el cuchillo por uno con la punta cortada, para dar el efecto deseado.

6Golpe de suerte (The Coolest)

El trío simulado fue todo un reto por la confianza que se necesitaba con los actores, y para facilitar la naturalidad de la escena, esta se grabó en un set cerrado, con el menor equipo humano posible.

Además, las zonas genitales eran cubiertas con parches para mayor comodidad, pero aun así, inevitablemente no pudieron evitar las carcajadas nerviosas al final de cada toma.

7Forrest Gump

Cuando el personaje de Gary Sinise aparece tumbado en una camilla sin piernas, no somos conscientes de que en realidad la camilla tenía un par de agujeros por los que el actor dejaba caer sus piernas.

Más tarde, se editó en posproducción para tapar los huecos y esconder las sombras de estas. El actor llevaba calcetines azules para facilitar la tarea de borrarle sus extremidades bajo la camilla.

8Irreversible

En la escena en la que Albert Dupontel destroza una cabeza a golpes, fueron necesarias dos tomas diferentes para juntarlas más adelante en posproducción.

En una de ellas se ve al actor simulando que golpea a su víctima con un extintor roto, y en la otra se rodó tan solo Dupontel golpeando a un maniquí de silicona relleno de sangre con el extintor entero, salpicándolo todo de sangre falsa. Igualmente en el set había quien no podía contener los gritos durante el rodaje de la escena.

9El culto siniestro

Como Nicolas Cage no estaba por la labor de que lo quemasen vivo de verdad, se optó por hacer un maniquí realista articulado de forma remota por el equipo, además de la necesaria edición en posproducción.

10Diario de Ana Frank

Según cuenta David Mamet en Bambi meets Godzilla, la escena del gato en Ana Frank no fue sino producto de horas y horas de rodaje del gato y sus reacciones a todo. Además de una pequeña parte que se decidió poner marcha atrás cuando el gato saca la cara del embudo.

11El padrino

También le fue confiado a Mamet el secreto del disparo de De Niro al don de la mafia en la segunda parte de El Padrino.

Se ve que presiona la punta de la pistola contra la frente, dispara y ahí está la herida, como debe ser, claro. Sin embargo, en realidad el maquillaje de la herida de bala se escondía bajo una prótesis de “piel limpia” que estaba unida a la pistola por un hilo de Nailon, por lo que al retirar el arma simulando el retroceso, la prótesis se despegaba a gran velocidad y solo hizo falta borrar las pruebas en posproducción.

12Te quiero, tío

En la escena de vómito, el actor Paul Rudd “vomitaba” con una fuerza descomunal gracias a un proyector de aire comprimido que llevaba incorporado entre el vestuario.

Este tenía dos tanques de presión, uno con vómito (en realidad era sopa de tomate), y el otro con aire, para que todo saliera disparado. El resultado fue, según el director John Hamburg, “la mejor escena de vómito de la historia”.

¿Cuántos de estos ejemplos conocíais de antes? ¿Se os ocurre alguno que no esté? Comentadnos en Facebook y contadnos qué os ha parecido.

Si os ha gustado, os animamos a que miréis más abajo, seguro que encontráis muchos más artículos interesantes.

Fuentes: Bambi Meets Godzilla, The Daily Beast.