La vida, en ocasiones, parece no estar hecha para los vivos. Claro que hay momentos de felicidad, de gozo, de placer, pero también son muy habituales los momentos tristes o, como comentaremos hoy, los vergonzosos. Nuestra dignidad es algo muy valioso y, cuando vemos que se nos escapa por completo, como lágrimas en la lluvia, solo nos queda el lamento y las ganas absolutas de que la Tierra nos trague por completo y nos haga desaparecer de una vez por todas. Hoy os traemos unos ejemplos de, precisamente, eso.

1Cuando te caes delante de miles de trillones de personas

Vale, quizás hemos exagerado un poco, pero caerte delante de unas cuantas personas suele ser motivo de máxima vergüenza.

2La sonrisa de plástico

Esa cara que se nos queda cuando nos dan un regalo que es de todo, menos bonito (o útil).

3Cuando te das cuenta de que nadie té está escuchando

Con la cantidad de cosas interesantes que tenemos para decir y que pasen de nosotros…

4Cuando la gente no pilla tus chistes

Resultado de imagen de when you have to explain joke

Cuando tienes que explicarlo… pierde todisisisísima la gracia que podía tener.

5Cuando vas a cruzar la calle…

Y no sabes si el conductor del coche que se aproxima te dejará pasar o no…

6Cuando estás viendo una película con la familia…

Y, de repente, salen escenas SUBIDAS DE TONO.

7Después de llevar un rato caminando, te das cuenta de que vas en la dirección equivocada

¿Lo peor? El intento de mantener la dignidad cuando intentas reconducir tu camino.

8Cuando rozas a alguien en un transporte público sin querer

Y se crea una tensión que puede cortarse con un cuchillo.

9Cuando vas a casa de un amigo y empieza a discutir con sus padres

Soy un mero espectador.

10Cuando estás en un lugar muy, pero que muy silencioso…

Y tu estómago gruñe como un león.

11Toparse con alguien que conoces por las redes sociales…

Pero con quien no tienes confianza ni para pararte a saludarlo.

12Cuando alguien empieza a ver las fotos de tu móvil…

Y empieza a bajar, acercándose peligrosamente a ‘aquello’ que no puede ver.

Y vosotrxs, ¿cuál es la situación más incómoda a la que os habéis enfrentado? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igual o más interesantes (o eso esperamos, claro).