En algún momento de nuestra vida, todos hemos pasado por alguna época de la que nos avergonzamos. Puede que fuésemos unos emos de cuidado, puede que llevásemos hombreras o que tuviésemos uno de esos collares hawaianos, pero, fuese cual fuese nuestro “pecado” seguramente quedó registrado en una red social, por lo menos en los casos producidos desde la aparición de estas.

Hace poco resucitó Fotolog, uno de esos pozos de fotografías vergonzosas, pero, sin duda, el rey de todo este fenómeno fue Tuenti.

La aparición de esta red social en plena adolescencia provocó que muchos adolescentes tuviesen un lugar donde expresarse y, normalmente, un “teenager” expresándose siempre suele tener bastante gracia.

Por eso, cuando la red cerró en 2017 hubo mucha gente que se alegró al ver enterrado su pasado, pero también hubieron personas que, rápidamente, se descargaron las fotografías para esconderlas en algún cajón mohoso de su casa para esconderla como Dorian Gray hacía con su retrato, ocultando su “yo” real.

Obviamente, no todas las imágenes que había en esas cuentas nos generaban vergüenza, o por lo menos no de forma exclusiva, ya que seguro que, entre todas ellas, había recuerdos que nos tocaban lo más profundo de la patata. Con lo cual no todo lo que había en nuestros perfiles de Tuenti es desechable.

Pero había algo (un ente, un concepto, una costumbre) que la gente ha ido olvidando y que era una de las fortalezas de Tuenti. Estamos hablando de esas frases y rimas que todo el mundo se ponía en su estado para reflejar su estado emocional o cualquier cosa que quisiesen destacar.

Todos teníamos algún amigo que cambiaba constantemente su estado para poner uno cada vez más “grave”. De hecho, la mayoría de personas que accedieron a esta red social usaron, en un momento u otro, una frase emocional y/o reivindicativa (por llamarlas de alguna forma).

Por suerte, para que todo esto no se pierda y quede en el olvido, ha habido una cuenta de Twitter llamada Not found que ha publicado un hilo donde ha compartido muchas de estas frases típicas de Tuenti. Este hilo ya tiene más de 10.000 comparticiones y muchos son los usuarios que se han animado a recordar algunos de estos refranes que harían temblar al mismísimo Quevedo.

A continuación, os mostraremos algunas de las mejores que ha publicado Not found.

Ya quisiera Federico García Lorca haber hecho rimas como esta, seguramente no habría acabado tan mal.

Usar palabrotas siempre dotaba de peso y entidad a cualquier rima.

Estrella rima con estrellas. Ni Eminem se saca una rima tan bien cuadrada como esta.

Toda una declaración de intenciones.

Obviamente, todos los que estábamos en Tuenti no destacábamos por nuestro elevado nivel de madurez.

Lo que nos sorprende es que sea necesario ser tan drástico. ¿No existe la opción “conocerse poco a poco como gente normal”?.

El tema de la envidia y las críticas eran en centro de muchas de estas frases que destacaban por una especie de chulería online que, después, raramente nadie mostraba en el mundo real.

La primera frase es una oda a la buena vida que daba un mensaje muy positivo a la juventud dejando claro que, sin amor y drogas, la vida no merece la pena. Pero por increíble que parezca, la siguiente frase aún es más dura, por un lado porque no tiene rima y por el otro porque en Crepúsculo hay muchos buenorros como para quedarse con solo uno.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas frases? ¿Creéis que falta alguna? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: as, huffingtonpost