Hay algo en los famosos que siempre nos hace querer ser como ellos. Es ese algo que nos da la impresión de que cierta celebridad es increíble. El glamour, la fama, la popularidad y el reconocimiento son ejemplos de ello. ¿A quién no le gustaría tener aunque sea una de las cualidades? Nos resultan fascinantes y hermosos y por eso queremos ser como ellos. Bueno, y por el dinero, claro.

A algunos les gustaría tener los cuerpos de escándalo de las estrellas del cine, a otros les encantaría poseer las potentes voces musicales de sus cantantes favoritos e incluso algunos pagarían por tener el talento de su famoso preferido.

Pero algunos de los fans más fervientes de los famosos van hasta el límite por parecerse a ellos. Y en esta búsqueda por la similitud, estos admiradores llegan a pagar cantidades enormes de dinero para conseguirlo.

Hemos visto ejemplos de todo tipo. Para empezar, hemos podido comprobar que ha habido gente que ha intentado parecerse a Kim Kardashian, a través de una operación quirúrgica. Otros, sin embargo, han intentado parecerse a otros famosos, y es aquí donde empieza nuestra historia.

Jo Martin, una mujer británica de 49 años de Mirfield, en West Yorkshire, quiso parecerse físicamente a Ariana Grande, una de las mayores estrellas del pop mundial actual. Jo siempre había estado contenta con su aspecto físico, pero lo único que quería eran hoyuelos en las mejillas.

Ahora, Martin se siente “ciertamente complacida” con los resultados del procedimiento. Una operación, que por cierto, le costó 19.500 dólares. Casi nada.



Estoy muy contenta de cómo se ven ahora y creo que realmente han suavizado mi sonrisa“.

La operación a la que se sometió Jo se llama una hoyueloplastia, cuyo objetivo es bastante obvio. Cabe decir que las obviedades brillan por su ausencia en el mundo médico. El procedimiento funciona de la siguiente manera: se hace un agujero en la mejilla y luego se atraviesa con un punto de sutura.

No he tenido más que comentarios positivos. La gente realmente nota que hay algo diferente en mi cara. Creo que es dinero bien gastado“, menciona la británica.

Jo explica que la operación fue una decisión bien meditada:

Nunca me había operado antes. La gente dice que parezco joven para mi edad, así que nunca lo he necesitado, pero esto es algo que simplemente pensé que se vería bien. Me tomé mucho tiempo para pensarlo e investigar antes de reservarlo en el Medical Arts for Cosmetic Surgery en Londres en abril de 2018“.

El cirujano de allí, Shailesh Vadodaria, ha estado haciendo estos procedimientos durante aproximadamente una década, así que sentí que tenía mucha experiencia. Me puse en contacto con ellos y fueron muy amables y extremadamente serviciales, por lo que sentí que ir con ellos era la decisión correcta“.

Pero sí que hubo un problema inesperado. Resulta que los hoyuelos no se mantuvieron en su sitio tras la primera operación. Para poder arreglarlo, Jo Martin tuvo que pasar por quirófano por segunda vez. La británica lo explica así:

Simplemente no se habían sujetado, lo cual no tiene nada que ver con la cirugía. Simplemente depende del tipo de tejido y, obviamente, cada persona es diferente.

Me volví a operar aproximadamente siete semanas después y fue realmente sencillo, pero, una vez más, los resultados no fueron del todo perfectos, así que al final, fui por tercera vez unas siete semanas después de eso“.

Como ya dice el sabio refranero, a la tercera va la vencida. Finalmente, tras operarse tres veces, Jo Martin puede presumir de parecerse a Ariana Grande. Tanto que casi hasta parece difícil distinguirlas.

¿Qué os parece el cambio de Jo Martin? Y, a vosotrxs, ¿qué famoso os gusta? ¿Os gustaría pareceros a alguno? ¡Ojo con las operaciones! Decídnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: vt