Partimos de la premisa de que si estás leyendo esto, no eres una de esas personas tremendamente estúpidas que creen que alguien puede ser responsable de ser violado. Sabes que nadie pide a gritos ‘ser violado’ ni nada por el estilo. Eres plenamente consciente de que la violación solo es culpa del violador. No necesitas ninguna explicación adicional para comprender estos hechos deberían ser tremendamente básicos para cualquier ser humano.

Pero hay algunas personas en este mundo que todavía no han entendido el mensaje y que, por desgracia, lo más probable es que no lo hagan nunca. Hay personas que, sin dudarlo, comentan una historia de lo más cruda sobre una violación con algo como: “bueno, ella no debería haber estado bebiendo”, o “cómo se suponía que él sabría que ella no quería tener“.

Estas personas necesitan ayuda urgente para comprender por qué su punto de vista sobre el consentimiento y el sexo es una tontería total y absoluta y que, por pura dignidad, no deberían pensar así ni por un segundo.

Así que la próxima vez que tú, una persona inteligente que entiende el sexo y el consentimiento de la forma en la que tiene que entenderse, te encuentres con una persona que simplemente no lo está pillando, te recomendamos que presentes esta brillante analogía, creada por la comediante Alice Brine y que a nosotros nos ha dejado de nalgas en el suelo.

Ella ha conseguido cristalizar el concepto de culpar a la víctima, de tal forma que resulta simple y fácil de entender, para que todo el mundo pueda, finalmente, lograrlo y dejar de pensar la simpleza de que las personas que son violadas, en su totalidad o en parte, tienen la responsabilidad. Hay personas que piensan que decir ‘no’ no es suficiente, o que la violación es una cuestión de estar algo borrachos.

“No voy a ir a casa con muchachos borrachos al azar y a robarles todas sus cosas”, escribió Alice en su cuenta de Facebook. “Todo lo que poseen. Aunque no será mi culpa … estaban borrachos. Deberían haberlo sabido mejor”.

--- Publicidad ---


--- Publicidad ---

“Me saldré con la mía el 90% del tiempo, pero cuando un hombre valiente me lleve a juicio, diré que no estaba segura de lo que quería decir cuando me decía ‘no, no me robes mi Audi. ‘ Simplemente no estaba segura de si lo decía en serio. Dije: “¿Puedo robar tu reloj Gucci?” Él dijo ‘no’, pero yo no estaba segura de si lo decía en serio”.

“Estaba ebria. Se trajo todo esto encima… Deberíais haber visto cómo estaba vestido en el club, camisas y zapatos caros. ¿¡Qué tipo de mensaje está enviando con eso!?”.

“Pensé que quería que yo viniese a robar toda su mierda. Lo estaba pidiendo. Cuando me dijo ‘no’ mientras le quitaba todo lo que tenía, pero no sabía si lo decía en serio. ‘No’ no es lo suficientemente objetivo, podría significar cualquier cosa”.

--- Publicidad ---

La verdad es que esta es una de las mejores analogías sobre este tema que hemos podido ver en Internet… y la verdad es que lo necesitábamos.

Su publicación se ha compartido más de 40,000 veces en el poco tiempo que lleva colgada, así que, con suerte, servirá para llegar a un gran número de personas y que, con suerte, se lo piensen dos veces antes de culpabilizar a la víctima y no al violador.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta analogía? ¿Estáis de acuerdo con ella? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

--- Publicidad ---

Fuentes: Cosmopolitan, Someecards.