Puede que Devon Sawa no os suene por su nombre, pero este actor solía ser un adolescente rubio de ojos azules que le robó el peinado a un joven DiCaprio y, de hecho, se pensaba en él como un posible “doble” suyo.

Pese a eso, su carrera no ha sido tan fructífera y exitosa como la de Leonardo DiCaprio, aunque a día de hoy sigue trabajando.

El actor empezó cuando era solo un preadolescente con un papel importante (aunque no protagonista) en la película Pequeños gigantes acompañado de Rick Moranis, pero fue su siguiente papel el que le puso en el mapa.

Pese a que salía muy pocos minutos, Devon interpretó a la versión de carne y hueso de Casper, el fantasma, en su primera película con actores reales. La protagonista era Christina Ricci y, al final de esta, conocía la versión de verdad del fantasma de cabeza ovalada que resultaba ser nada más y nada menos que el hermoso Devon Sawa.

Después de eso le surgieron varios trabajos pero ninguna terminaba de convertirse en su gran oportunidad que no llegó hasta El diablo metió mano, una comedia de terror muy particular que le valió, el año siguiente, un rol protagonista en Destino Final, un filme que, con el tiempo, se ha convertido en parte de una mítica saga de Hollywood donde unos jóvenes intentan escapar de la muerte.

Dos años después, protagonizó el videoclip de Stan, un tema del rapero Eminem con la colaboración de Dido, donde el actor salía con un aspecto desaliñado que no se parecía demasiado a la imagen que el joven había dado hasta la fecha.

De hecho, a partir de entonces su carrera decayó bastante debido al abuso del alcohol y otras drogas hasta el punto de llegar a ser detenido por conducir ebrio y bajo los efectos de distintas drogas.

Por suerte, algunas películas como Slackers y algunas otras películas de terror (Serie B) lograron que se mantuviese en activo. Además, se casó con la productora de televisión Dawni Sahanovitch, con quien tiene dos hijos. A raíz de aquí, esa estabilidad emocional hizo que abandonase ese estilo de vida tan nocivo que llevaba.

Poco a poco, su imagen fue cambiando y, actualmente, lejos ha quedado ese chico adorable y tiernos de rasgos finos. Ahora Devon es un hombre de facciones duras lleno de músculos y tatuajes que suele lucir un look con aires de motero y que disfruta mucho de una vida familiar. Algo bastante distante a lo que nos tenía acostumbrados cuando inició su carrera.

Recientemente, ha hechos distintos trabajos en televisión en series como NCIS: Los Ángeles,Las increíbles aventuras de Spider-ManyNikita. Sin embargo, él espera su oportunidad para regresar a lo bestia a la pantalla grande. De hecho, en 2017 apareció en Somewhere Between, un thriller que ha tenido muy buenas críticas.

Además, este año estrenará dos películas junto a dos míticos actores. Por un lado saldrá Moose, donde actuará junto a John Travolta y, por otro lado, estará Escape Plan 3: Devil’s Station, la trilogía de Sylvester Stallone y Dave Bautista. Por último, pero no menos importante, está previsto el estreno de Knuckleheads, una película que el propio Devon ha escrito.

En cualquier caso, hemos visto necesario compartir con vosotros la trayectoria de Devon Sawa porque, actualmente, seguramente no seríais capaces de reconocer al actor.

¿Os imaginabais a Dewon así? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

 Fuentes: news, lavanguardia