Las Kardashian ocupan portadas a diario y se hace realmente complicado que pase una semana sin que no haya alguna noticia (más o menos importante) sobre la vida de esta familia tan famosa, glamurosa y peculiar.

Ya sean Kendall, Kylie, Khloé o Kourtney, sin duda siempre hay alguna que tiene algo que hacer, decir o contar que hace que sus seguidores se vuelvan absolutamente locos. Pero lo que está claro es que dentro del clan Kardashian hay una reina, la matriarca que destaca por encima de todos por mucho que Kylie se esfuerce en convertirse en la princesa de todas las nuevas teenagers.

Kim Kardashian nos tiene acostumbradxs a subir fotos en su Instagram que dejan muy poco a la imaginación con vestidos espectaculares y un bullate que brilla en la oscuridad como si fuese un gusiluz.

La empresaria, modelo y madre de tres hijos (una mujer todoterreno) ha decidido mostrar unas fotos de cuando aún era joven y todavía no había pasado infinidad de veces por el taller de chapa y pintura que es su cirujano.

Hoy en día, Kim es una mujer exuberante que presume de unas curvas dignas de un circuito de motos, pero antaño era una chica bastante distinta a lo que es actualmente, aunque, obviamente, también era hermosa y exótica, virtudes que aún conserva.

De hecho, la propia Kim se ha convertido en tendencia cuando, recientemente, ha compartido unas imágenes suyas de cuando estaba estudiando en 7º grado, lo que aquí en España sería el equivalente a 1º de ESO.

A continuación os mostramos esas imágenes y os pedimos por favor que confiéis en nosotros, entendemos que la chica de la foto se parece tanto a Kim como la mierda y el oro, pero las fotos están sacadas de su propia cuenta de Instagram y, si Kim lo dice, debemos creerla.

La verdad es que se hace realmente raro ver que no está posando como lo hace a día de hoy y que parece una chica completamente normal con cara de “sonrío porque me estás haciendo la foto mamá, pero después de que me la hagas me voy a cagar en toda tu estirpe aunque eso me incluya a mí”. ¿Quién diría que esa joven iba a hacerse famosa y cobrar (en cierta medida) por hacerse selfies en Instagram?

Como es lógico, el peinado y el maquillaje no tienen desperdicio, pero eso es comprensible teniendo en cuenta que todos somos esclavos de la moda (en mayor o menos medida) y que por eso iba con esas pintas. Nada que no podamos entender todos aquellos que hemos visto una foto de nuestros padres cuando eran jóvenes.

Además, la foto que subió antes de estas imágenes del Jurásico fue una imagen actual en la que salía espectacular con un primer plano donde aparecía maquillada con los productos de su línea de cosméticos para, precisamente, promocionarlos.

Lo que está claro y es evidente es que todos cambiamos con el paso de los años, tanto de estilismo como en nuestro aspecto físico, sobre todo si, como es el caso de Kim, nos han hecho unos cuantos (bastantes) retoques en nuestro cuerpo y cara. La cuestión es gustarse y quererse tanto si somos unos jóvenes vestidos de la forma más hortera posible como si somos mujeres de avanzada edad con más operaciones que el ejército.

Y vosotrxs, ¿qué pensáis de estas fotografías y la gente que se las toma? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: woman, mujerhoy