OT está de vuelta. La gala de ayer fue todo un espectáculo a la altura de la anterior edición (la cual no iba coja en espectacularidad) y nos dejó momentos que pasarán a la historia del programa sin ningún tipo de dudas. Era la gala inaugural y, como era de esperar, las figuras más representativas de la anterior edición hicieron acto de presencia para recordarnos a todos hasta donde se puede llegar con la música.

Pisar el plató que te dio la fama después de tanto tiempo no debe ser una tarea fácil… y eso fue lo que le pasó a nuestra amiga Aitana quien, la verdad, no tuvo su mejor noche. La gente la arropó entre aplausos y gritos, pero lo cierto es que su ‘Teléfono’ no estuvo a la altura del resto de la gala… y ella lo supo.

El directo fue un poco desastre, tanto que ella misma decidió que lo mejor ante eso era reflexionar en público sobre el tema y pedir perdón a sus fans por no haber estado a la altura de las expectativas: “Siento no haber podido controlar mi emoción”, empezaba el comunicado.

Aitana, a lo largo de su carta, explicaba que las emociones que había vivido a lo largo de esa gala habían sido muy intensas y de difícil gestión. Llevaba tiempo sin pisar ese plató y era consciente de que las expectativas sobre su actuación estarían muy arriba.

“Hola chicxs, siento no haber podido controlar mi emoción. Os quiero mucho y espero conseguir ser más fuerte poco a poco y poder superarlo… todo. Gracias a todos lo que estáis ahí, estar esta noche en Operación Triunfo ha sido un gran placer. Os quiero familia”, escribía en su tweet.

Si nos fijamos en cómo fue toda esa jornada para la cantante, las emociones siempre estuvieron a flor de piel, llegando incluso a derrumbarse frente a los nuevos concursantes al reconocer que la fama la había expuesto de una forma que le hacía complicado llevar una rutina ‘normal’.

De forma más amplia, en su carta, comentaba: “No sé ocultar mis sentimientos, mi dolor, mi alegría, mi nostalgia, mi pena, mi tristeza… Sé que la profesión a veces requiere un saber estar”, comentaba. Pero “no me he acostumbrado todavía a la idea de estar tan expuesta… sé que yo tenía que tenerlo claro y os prometo que lo tengo, muy muy claro, solo digo que lo proceso todo poco a poco. Si guardo cosas para mí es porque a veces necesito saber que hay algo mío”.

La carta seguía: “Es bonito saber que todo lo que siento haber hecho mal en un pasado lo voy a ir aprendiendo en mi largo camino porque estoy dispuesta a superarme cada día un poco más, aunque me caiga y me caiga todas las veces que hagan falta. Las heridas son signo de guerra y eso demuestra que quise luchar”.

Lo que sí tiene muy claro es que no piensa ‘dejar de luchar’ y está dispuesta a aceptar todos estos fallos mientras sea capaz de batallar para que no se vuelvan a repetir. También manda un mensaje a aquellos que le piden que sea ‘perfecta’.

 “Si pretendes que llegue a una meta ejemplar, te ruego que no sigas conmigo, porque el paso que quieres llevar es muy rápido y yo prefiero detenerme a mirar el paisaje y disfrutar de lo bonito que me está dando ese camino”.

A continuación os dejamos el vídeo de la actuación:

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas palabras de Aitana? ¿Creéis que su actuación fue tan desastrosa como dice? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: La Vanguardia, ABC.