La moda y el diseño suelen combinar funcionalidad y pragmatismo con estética, pero recientemente ha aparecido Gucci para poner esa afirmación en duda.

La firma ha decidido dar una vuelta de tuerca a la vestimenta de verano al hacer un traje de baño que no se puede mojar. Muchos pensaréis que se han vuelto locos (y, de hecho, puede que estéis en lo cierto) pero la realidad es que Gucci es una de las marcas que dictan lo que es moda y lo que no.

Sin embargo, no deja de sorprendernos que, tal y como se indica en las especificaciones de producto, este traje de baño no puede ser usado para bañarse en la piscina. Si vamos a la web de Gucci y vemos los detalles de este bañador veremos que, literalmente, pone: “Debido a la naturaleza de este tejido en particular, este traje de baño no debe entrar en contacto con el cloro“.

Según lo indicado en la web, este bonito traje de baño está hecho en 80% de nylon y el resto es elastano, un material que no resiste bien y no está preparado para un entorno “clorificado”.

Es posible que mucha gente lo compre pese a esta importante contradicción que supone no poder bañarse en una piscina con una prenda de ropa que, precisamente, se llama bañador.

Y es que a veces, el simple hecho de que ponga el nombre de la marca es suficiente para que alguien lo adquiera y, sobre todo, teniendo en cuenta la notoriedad que ha adquirido recientemente y lo “famoso” que se ha hecho este traje de baño.

Como podéis comprobar, la prenda es una sola pieza de color blanco con un cierto toque vintage y retro que tanto se lleva a día de hoy. La verdad es que, aunque no pueda ponerse en la piscina, hay que reconocer que es muy bonito y clásico.

Puede que muchos estéis interesados en adquirirlo o, como la mayoría de nosotros, tengáis curiosidad por saber cuál es el precio que se le puede adjudicar a un bañador difícil de poner (no porque sea incómodo de llevar, sino porque raras serán las ocasiones en que nos salga a cuenta vestirlo o ni siquiera ponerlo en la maleta.

Hailey Baldwin publicó esta fotografía en su cuenta de Instagram posando con el bañador

El precio es de 290 libras que son, aproximadamente, unos 323 euros. A partir de ahí ya es decisión vuestra valorar si los vale y si renta comprarse una prenda de ropa que hará que te quemes tomando el sol mientras tus amigos y amigas disfrutan del agua. Es verdad que pasarás mucho calor, pero para presumir hay que sufrir y, seguramente, serás la persona más guapa de las que están fuera de la piscina.

La marca recomienda vestirlo acompañado de faldas, tejanos u otros complementos; de hecho, como podéis comprobar en las imágenes, las combinaciones que se muestran en la web son realmente atrevidas y hacen que, realmente, el bañador parezca más para salir de fiesta que para pasar un día en la piscina.

En cualquier caso, este producto ha sido todo un éxito y ha quedado absolutamente agotado. No sabemos si Gucci, viendo lo bien que ha funcionado, decidirá sacar el mismo u otro diseño de bañador “no acuático”.

Aunque también puede ser que la siguiente temporada nos sorprenda con un abrigo que no tolera bien el frío o unas botas de agua para las manos.

¿Qué pensáis de este peculiar traje de baño? ¿Os lo compraríais? ¿Creéis que tiene sentido? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: independent, europafm