Las bodas suelen ser siempre un momento de inflexión en la vida de muchas familias. Hay toda una mitología alrededor de estos eventos y hay quienes las ven como algo hermoso… y quienes son algo más ‘pesimistas’.

Nick Galifianakis (@nickgalifianakisart) es un dibujante que colabora con el Washington Post, y que lleva más de 20 años satirizando en sus dibujos los elementos más básicos de la vida: el amor, las relaciones y las mascotas… y las bodas; sobre todo las bodas.

Aquí os dejamos algunas de sus mejores obras y os invitamos a que nos deis vuestro punto de vista:

1La clave es la apariencia

Lo que importa, en la mayoría de este tipo de eventos, es el continente y no el contenido. Mientras por fuera parezca una cosa, por dentro ya puede ser completamente lo opuesto… ya habrá tiempo de pagar las deudas.

2Demasiadas promesas

Una promesa de ese tamaño es como para pensárselo dos veces… ¿Tan malo es entregarse de esa forma a otra persona? ¿Es posible que, visto desde cualquier punto, sea un craso error?

3No te alarmes

La cosa no es que se vayan a dejar de ver, solo que ahora tendrá que lidiar un poquito más con su conciencia… si es que la tiene, claro.

4El egoísmo no se puede disimular

Estamos acostumbrados a estar rodeados de hipocresía, pero cuando se ve de forma tan flagrante, la verdad es que puede resultar de lo más chocante. “Da igual tu tristeza mientras nosotros podamos estar más tranquilos”.

5Siempre pasa

Cuando, en un evento de ese tamaño, hay barra libre… lo cierto es que resulta inevitable que se líe muy mucho y eso… pues también tiene una serie de consecuencias.

6Dale tiempo

No se trata de ser pesimistas, simplemente de que el tiempo ponga a todo el mundo en su lugar… y no te preocupes, que tu lugar está muy abajo. Tú hazme caso.

7Depende de los ojos con los que lo mires

Lo que a alguien le puede parecer un objeto tremendamente precioso y preciado, a otros les puede parecer una condena de por vida. Si es así, ¿por qué aceptan? El ser humano es todo contracción.

8Si es que la gente dice muchas tonterías

Todo son cosas bonitas y promesas hasta que llega la hora de verdad y el plumero sale a flote.

9Todo el mundo quiere meter mano

En este tipo de eventos, todo el mundo acostumbra a querer meter mano y se lo toma como algo tremendamente personal… cuando ni siquiera es su momento especial. ¿Es una competición o una celebración?

10No era cuestión de esperar tanto

Todo el mundo tenía algo tremendamente importante que hacer justo en esas fechas, por lo que empezar de cero con otra persona completamente diferente era la mejor solución. Así nos van las cosas.



11Si es así, sí

En esta vida se pueden pasar por alto muchas cosas, pero cuando tu suegro empieza a llamarte por motecitos… lo mejor es cortar por lo sano. De la forma más salvaje posible, claro.

12Cuando te crees el centro del mundo

Y no te das cuenta de que la mayoría de los asistentes están contentos simplemente por el hecho de que están tremendamente borrachos. Ya verás lo bien que se sienten cuando cierre la barra libre.

13Dependerá de ellos

Cuando no tienes suficiente criterio propio… esto es lo que pasa. Lo mejor es hacer como Pilatos y lavarse las manos: ‘no ha sido culpa mía, han sido mis padres’.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas situaciones? ¿Estáis de acuerdo con ellas o creéis que se han pasado varios pueblos? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuente: difundir