Aunque sea feo y un poco de mal gusto, la realidad es que, muchas veces, cuando vemos que un amigo o amiga se ha echado pareja, valoramos quien es el más guapo de los dos. De alguna forma, aunque sabemos que lo importante es que ambos sean felices, siempre nos crea cierta sensación de incomodidad cuando vemos una pareja que parece imposible porque, genéticamente, parecen especies distintas.

Pero, obviamente, hay aceptarlo, sobre todo porque es normal que se formen relaciones que no responden al estándar clásico que se difunde desde los medios de comunicación y nuestra cultura en general.

Pero la realidad es que, en vez de normalizarse, existen incluso ciertos certámenes o concursos que premian tener una pareja que físicamente está “por encima de tus posibilidades”.

De hecho, recientemente hubo un particular caso de un hombre que ganó un concurso llamado Punching Above Your Weight (literalmente, golpear por encima de tu propio peso).

Darren es un hombre de 33 años que ganó una luna de miel perfecta con su pareja (Kate de 28 años) en una competición radiofónica donde se juzgaba a gente que salía con personas más guapas o guapos que ellos y, en función de esa diferencia de belleza, se escogía a un ganador.

Pero parece ser que Darren tiene un pozo sin fondo de suerte…

Después de eso, le tocó 1 millón de libras en la lotería al rascar un boleto cuando, simplemente, fue a una tienda local para comprar un tetrabrik de leche.

Según explica, este padre de dos hijos con autismo va a gastarse todo ese dinero en comprar una casa mejor y a ayudar a que sus hijos tengan una vida más llevadera, ya que ambos (una niña de tres años y un chico de seis) tienen problemas para verbalizar sus emociones.

Gracias a este premio, la familia podrá mudarse de una pequeña casa cerca de Newcastle con solo dos dormitorios a una casa donde cada niño pueda tener su espacio. Además quieren incluir en su domicilio una habitación “sensorial” donde haya lámparas de burbujas y sea un entorno tranquilo para que sus hijos puedan descansar su cerebro.

“Actualmente vivimos en una casa con dos dormitorios y estamos desesperados por conseguir más espacio para nuestro hijo y nuestra hija, con lo cual nuestros sueños se han hecho realidad. Ahora podremos mudarnos a una nueva casa que sea más grande y tenga más dormitorios y más espacio”.

Kate, su pareja, no le creyó cuando su marido llegó a casa diciendo que había ganado un millón de libras, sobre todo porque su hermano hacía unos días que le había hecho una broma sobre ganar la lotería.

Más tarde, pudo comprobar que era cierto y se puso llorar al darse cuenta de la importancia que esto tenía para su familia y sus hijos, sabiendo que su vida iba a cambiar a mejor. De hecho, gracias al premio, Darren está considerando dejar su empleo como supervisor en un call center (una plataforma de llamadas de servicio al cliente) para poder pasar más tiempo con su familia y ayudar a Kate con los niños, ya que actualmente ella era la que estaba en casa con ellos.

Además, no solo quieren mejorar la vida de sus hijos, sino que quieren dar parte del premio a organizaciones que luchen para cubrir las necesidades que tienen los niños con autismo.

¿Qué opináis sobre esta pareja? ¿Creéis que es casualidad que este hombre sea tan afortunado o hay algo de justicia divina en ello? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: mirror, metro