Las redes sociales han cambiado por completo nuestra forma de entendernos como sociedad. Estas tienen muy pocos años de vida y, en tan corto periodo de tiempo, nos han cambiado como pocas veces ha ocurrido en la historia de la humanidad. Ahora vivimos por dos: en nuestra vida real y en Internet. Así que, cualquier cosa que acontezca en las redes, influirá en todos los aspectos de nuestra existencia y viceversa.

Esto no es necesariamente malo (aunque tampoco bueno). Las redes han demostrado servir para muchísimas cosas buenas, pero también se han revelado como una forma de mandar según qué mensajes que son de todo, menos constructivos.

Instagram GIF - Find & Share on GIPHY

Hace unos días nos despertábamos con una de esas polémicas que nos hacen avergonzarnos como sociedad: Laura Escanes colgaba una foto en bikini y las redes sociales se le echaban encima afirmando que ‘parecía una elefante’… ¿qué clase de sociedad es esta?

Por suerte, también fueron muchos los usuarios que saltaron a defender a la joven modelo, criticando que alguien pueda hablar así de otra persona basándose, simplemente, en su físico y fomentando estereotipos dañinos de belleza.

Por suerte, existen Instagramers como la modelo Marina Llorca (@marinallorca). La influencer se ha dedicado a fomentar en sus redes una imagen más positiva del cuerpo humano y ha intentado demostrar que la belleza no radica en un solo tipo de cuerpo: esta es muy diversa y variada.

Con su proyecto #ImitandoXL, Marina ha buscado imitar fotos de famosas influencers españolas que hayan posado en bañador para crear así un contraste entre su cuerpo y el de ellas.



Marina estaba cansada de que todas esas fotos que tenían ‘éxito’ eran de mujeres delgadas con cuerpos que seguían ‘la norma’. Ella sostiene la teoría de que las mujeres que no encajan en esos perfiles no suben este tipo de fotos por la vergüenza que sienten.

Así pues, con este proyecto se busca animar a que todo el mundo pueda subir la foto que desee sin sentirse mal por no ‘encajar’. Ella tiene una talla 42, pero no tiene nada que envidiarle a otra de talla 36.

La gran mayoría de estos problemas se puede combatir de forma muy efectiva a través de la visualización del mismo. Mientras más consciente seamos de la realidad en la que vivimos, más capaces seremos de cambiarla a mejor.

Marina nos ha regalado ya algunas maravillosas fotos en las cuales ha ‘imitado’ a otras influencers como Nina Urgell, Maria Pombo, Laura Escanes o Raquel Reitx entre muchas otras. Podéis encontrarlas todas en su perfil de Instagram.

Otro de los detalles más destacables es el esfuerzo que ha hecho la joven por ser lo más fiel posible a las fotos originales, consiguiendo incluso bañadores casi idénticos a los que las modelos vestían en sus composiciones originales.

Este es el tipo de iniciativas que hacen falta en las redes sociales y que, poco a poco, pueden ir haciendo que este mundo y, sobre todo, el mundo de las redes sociales, se convierta en un lugar mejor.

Se trata de un importante granito de arena en lo que es ya una encarnizada batalla por el amor propio. No hay un cuerpo más bonito que el otro; simplemente diferente.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta nueva iniciativa? ¿Creéis que puede aportar algo positivo para la lucha feminista? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).