A muchxs de nosotrxs nos gusta cocinar para luego compartir lo que hemos hecho con nuestros amigos o familiares y quedar como unos auténticos maestros cocineros, pero, sin duda, el tipo de plato que mejor funciona para triunfar en una fiesta es un buen postre.

A veces tenemos mucha prisa y no queremos perder tiempo encendiendo el microondas y teniendo que estar 15 minutos o más esperando a que el postre esté listo. Y es que la cultura de la inmediatez está a la orden del día actualmente, con lo cual hay que saber hacer las cosas de la forma más rápida y eficiente posible.

Por ese motivo, últimamente, cada vez hay más recetas de postres que pueden hacerse sin tener que recurrir al horno, como mucho, al microondas. Con lo cual, a continuación, os presentamos una forma de hacer un Coulant de chocolate extremadamente sencilla.

El Coulant es un postre que debe servirse en caliente y que debemos evitar cocinar en exceso porque la textura es cremosa. Debe cortarse sin mucho esfuerzo y es entonces cuando se escapa el chocolate fundido dando ese aspecto de volcán que le da nombre.

Estos son los ingredientes que necesitaréis para prepararlo para 4 personas:

  • 125 gr de cobertura de chocolate al 50 % (Nestlé postres)
  • 50 gr de mantequilla (si no tenemos, también podemos usar yogurt)
  • 3 huevos medianos (si podemos, es recomendable sacarlos un rato antes si los tenemos en la nevera)
  • 80 gr de azúcar
  • 1 cucharada de harina de repostería
  • 1 copita de licor de naranja (aunque podemos usar ralladura de naranja)

Cuando tengamos todos los ingredientes listos, los pasos a realizar son los siguientes:

En un bol, fundimos el chocolate con la mantequilla de 30 segundos en 30 para asegurarnos de que está al punto e ir mezclando ambos ingredientes de forma progresiva hasta que quede una composición uniforme. A partir de ahí, solo necesitamos dejar que se temple.

Si no somos demasiado amigos del microondas, también podemos hacer la mezcla al baño María, es decir, poner el recipiente que usemos en un cazo más grande lleno de agua hirviendo hasta que se derritan tanto la mantequilla como el chocolate.

Ahora, lo que tenemos que hacer es poner los huevos a temperatura ambiente, añadir el azúcar y batirlo todo hasta que haga algo de espuma y coja un color amarillento. Entonces, le ponemos a todo eso la mezcla de chocolate que hemos hecho antes y, de nuevo, intentamos conseguir que todo forme una “masa” uniforme.

Ya nos queda poco. Ponle un poco de harina a esa mezcla y, en caso de que no haya niños en casa, podemos echarle una cucharada de licor de naranja.

Ahora solo tenemos que poner esa combinación en 4 cuencos distintos y calentarla al horno durante un minuto. Ya solo nos quedará decorarla o añadirle lo que queramos como, por ejemplo, unas virutas de chocolate. Listo para servir en caliente.

Cuando sigáis esta receta, es importante evitar pasarnos, ya que este es un postre que, fácilmente, nos puede quedar un poco seco. También es importante que los huevos estén a temperatura ambiente para que suban mejor. Por último, recordaros que no debéis usar la batidora para mezclar los ingredientes porque de esa forma le quitaríamos el aire que, precisamente, es lo que le da volumen.

¿Habéis probado de realizar este plato? ¿Cómo os ha quedado? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuente: envidiacocina