A menudo, surgen estrellas juveniles que, con el paso del tiempo, terminan convirtiéndose en parte importante de Hollywood, solo hace falta ver los claros ejemplos de Demi Lovato o, sobre todo, Miley Cyrus. Pero no todas tienen esa misma suerte y hay algunas de ellas que han terminado perdiéndose por el camino.

Muchos recordaréis el debut de Miranda Cosgrove en la gran pantalla cuando solo tenía diez años en la película School of Rock de 2003, donde hacía de la típica niña lista pero repelente. Tras esto, empezó a interpretar un papel icónico y recurrente como Megan Parken en la famosa serie de Nickelodeon Drake & Josh, antes de tener su propio show llamado iCarly, que se emitió durante varias temporadas.

Como muchos actores de este estilo, en 2010 inició su carrera como cantante, aunque su éxito no fue demasiado (curiosamente, en la película School of Rock no dejan cantar a su personaje). Lo más importante que ha hecho recientemente, aunque no la reconozcáis, es dar voz a Margo en el filme de Gru, mi villano favorito.

Pero desde que finalizó ICarly en 2012, su carrera ha estado algo más tranquila; de hecho, se ha ido apagando poco a poco hasta que un accidente en bus hizo que tuviese que cancelar su tour y sus actuaciones a mediados de 2011. Por suerte, solo se rompió el tobillo.

Dos años después del accidente, su madre y ella denunciaron al conductor y a la compañía de buses por los daños causados por el accidente, ya que según ellas podría haber sido prevenido. Ambas reclamaban que habían perdido mucho dinero, ya que sus carreras se habían visto seriamente truncadas por este incidente y habían perdido contratos discográficos y publicitarios a raíz de este.

Tras esto, Cosgrove decidió tomarse un descanso y se matriculó en la University of Southern California donde ha disfrutado de unos años tranquilos donde ha podido ser una estudiante más.

De hecho, en una entrevista en 2017 reveló que, recientemente, cambió sus estudios universitarios optando, en vez de por el cine, por la psicología. Esto no significa, necesariamente, que Cosgrove quiera abandonar el mundo del espectáculo y Hollywood, pero sí que es un indicativo de que la actriz tiene otros grandes intereses aparte de la interpretación y la música.





Y es que por desgracia, los últimos proyectos de Cosgrove habían caído uno tras otro, por ejemplo, en 2013 presentó Girlfriend in a coma (Novia en coma), una serie muy prometedora que terminó fracasando.

Más recientemente, en 2017, participó en el desarrollo de Spaced Out, de la mano de uno de los creadores de la exitosa sitcom Scrubs, pero desgraciadamente el programa no vio la luz y fue cancelado en el último momento.

Por lo menos, la actriz tiene la posibilidad de volver al estrellato gracias a la franquicia de Gru, ya que otros filmes suyos, como por ejemplo The Intruders (película que ni siquiera pasó por los cines y fue directa al DVD), fueron un fracaso absoluto y los críticos destrozaron tanto el filme como el trabajo que realizó la actriz.

En cualquier caso, esperamos que la actriz tenga más suerte en sus proyectos futuros y logre realizar alguna producción con más éxito que sus últimos trabajos y, sobre todo, que cuando eso suceda, no tenga ningún grave accidente que le impida cosechar los frutos de su trabajo.

Y vosotrxs, ¿recordabais esta actriz? ¿Creéis que podrá lograr salir de este bache? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro está).

Fuentes: difundir, nickiswift

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥