Estamos acostumbrados a percibir los tatuajes como dibujos que nos hacemos en la piel, pero, en realidad, estamos perdiendo un mundo de usos, también estéticos, pero de diferente índole. Puede que, de momento, sea un poco confuso esto que estamos diciendo, pero nos referimos a que, por ejemplo, podría usarse la tinta para pintarse las rayas de los abdominales o para tener esa peca al lado del labio que siempre hemos deseado.

Aprovechar los tatuajes no como algo que llame la atención sino para corregir, sin que se note, defectos o rasgos que nos gustaría modificar.

Algo así pensó Kanyarat Chaichan, de 26 años. Como casi no tenía cejas, decidió tatuárselas, pero no acabó del todo bien.

Si tenéis una cita pendiente para haceros un tatuaje, especialmente si es el primero, puede que os asuste un poco lo que le sucedió a esta chica. Pero si os ponéis en manos de profesionales no tenéis porque sufrir ninguna sorpresa desagradable.

Kanyarat fue a un tatuador que no tenía mucha experiencia para sumarse a la moda de hacerse más grandes las cejas, ya que las suyas eran muy delgadas, mediante la tinta. Por desgracia, no fue muy bien porque la frase “mejor que sobre y no que falte” no se aplica tan bien en este caso.

La joven salió del salón de tatuajes con dos babosas negras de un centímetro de ancho encima de los ojos. Unas cejas enormes y negras con una forma bastante rara que Kanyarat no podía permitirse quitar, así que tuvo que aceptar que, ahora, formaban parte de su cara.

Por suerte, pudo solucionar su problema gracias a una terapeuta, llamada Vilailak Nan Sundantom, que se enteró del problema de la chica y decidió pagarle el tratamiento. Mediante una combinación de láser y tinta les dieron forma de nuevo y en seis meses podrá ver como se ha desvanecido el exceso de ceja por completo.

“Estoy muy agradecida por el trato recibido y contenta por los resultados. Ahora solo tengo que esperar a que se pongan mejor”.

La terapeuta también ha dado su opinión sobre tatuarse las cejas.

“Hay muchos sitios donde se puede estudiar como hacer ese tipo de tatuajes. No se debería jugar con ello.”

Esta vez se ha podido solucionar gracias a un alma caritativa que se ha apiadado de la pobre Kanyarat, pero esperamos que sirva de aviso para aquellos que deseen hacerse un tatuaje y no quieran pagar demasiado. Una cosa es comprar en una tienda de saldos y otra es jugarse la cara.

Resultado de imagen de KRILLIN EYEBROWS

¿Qué haríais si os pasase algo así? Explícanoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos(o eso esperamos claro, ya que los hemos hecho con muchísimo cariño). 

Fuentes: metro, thesun