Estamos acostumbrados a acompañar muchas bebidas con un poco de limón; desde en el cubata nocturno hasta en la cola mañanera, un gajo de limón siempre le añade un toque perfecto a cualquier brebaje.

Sin embargo, en realidad el abuso de esta práctica tan sabrosa puede conllevar ciertos aspectos negativos para nuestra salud y bienestar. Como con muchas otras cosas, a veces hay ciertos alimentos o productos que no se creían nocivos hasta que un estudio reveló lo contrario.

En este caso, el artículo en cuestión fue publicado por el Journal of Environmental Health en 2007 y analizó una muestra de 21 restaurantes distintos para valorar los gajos de limón que se usaban en las bebidas que estos preparaban.

Fue así como descubrieron que poner limón en la bebida (cosa que hacemos muchos) es algo tan mal y antihigiénico como lamer una taza de váter. Y es que… ¿sabías que los microbios que se encuentran en ciertos cítricos tienen el potencial para causar enfermedades infecciosas?

En el estudio anteriormente citado descubrieron que aproximadamente el 70% de las muestras analizadas produjeron algún tipo de incremento microbial y en ellas vieron un total de 25 especies de microbios distintos.

El resultado de la investigación concluyó que los microbios encontrados en los limones pueden generar la aparición de enfermedades infecciosas en diferentes partes de nuestro cuerpo, aunque el estudio no llegó a determinar dónde era más posible que estos surgiesen.

Según los investigadores, los restaurantes deberían ser conscientes de lo que incluyen en sus bebidas, ya que pueden contener microbios potencialmente patogénicos.




De hecho, Philip Tierno, un profesor en microbiología y patología de la New York University School conocido por ser el autor de «La vida secreta de los gérmenes», explicó la cruda y desagradable realidad sobre poner gajos de limón en nuestras bebidas e hizo unas declaraciones al respecto.

“La gente toca el limón de tu vaso; lo cogen, lo cortan y, finalmente, lo colocan en el extremo de una copa que también puede haberse visto afectada por microbios.

Como podéis comprobar, es realmente fácil contaminar esos gajos de limón y hay muchos estudios que lo prueban, así que debería valorarse mucho más seriamente, ya que la aparición de estos microbios se debe a cosas tan sencillas como no limpiarse las manos y no limpiarse bien en el baño .”




Por suerte no todo está perdido y dice que en las bebidas con niveles altos de alcohol es muy posible que este termine con las bacterias que haya en el limón, pero eso solo ocurre en los casos donde la graduación es realmente elevada y si no lleva nada mezclado (es decir, nada de cola).

Lo más curioso de todo esto es que el propio doctor reconoce que él acompaña sus bebidas con limones, pero dice que si ve a un camarero tocar el borde de su copa no se corta un pelo y le pide que le devuelvan la bebida.

¿Soléis tomar limón con la bebida? ¿Sabíais que podía ser tan antihigiénico? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, claro. 

Fuentes: littlethings, express