Hoy os traemos un nuevo tipo de artículo que intentaremos repetir periódicamente y, en ellos, intentaremos recordar algunos programas míticos de la televisión, tanto por sus virtudes (como el que veremos a continuación) como por sus defectos (como Next o Supermodelo).

El programa del que hablaremos hoy triunfó por méritos propios y con esto nos referimos a que no dependió de la viralización de este (puesto que, posiblemente, aún no existía este concepto), ni tampoco tuvo que recurrir al morbo como hacen muchos otros, sino que la idea del programa en sí fue lo que lo hizo conseguir el éxito combinando un clásico concurso de preguntas con una presentadora impertinente. Nos estamos refiriendo a El rival más débil.

Este programa nació en la cadena BBC Two británica y su formato ha sido vendido en muchos países del mundo, de hecho, es la segunda franquicia internacional más popular después de otro icónico concurso como ¿Quién quiere ser millonario?.

La parte más clásica del concurso funcionaba de la siguiente manera. Al inicio comenzaban ocho participantes teniendo siete rondas, en cada una debían responder correctamente el mayor número de preguntas posibles dentro del tiempo límite para lograr el objetivo de reunir la cantidad establecida.

Al final de cada ronda se eliminaba a un concursante por votación de los demás, sin importar que no lo hubiera sido estadísticamente (en caso de haber un empate en la votación el mejor participante de la ronda decidía cuál de los concursantes que empataron en votos quedaba eliminado).

Finalmente, los dos últimos participantes participaban en una final en la que a cada uno se le hacían cinco preguntas de forma alternada y de haber un empate se pasaba a muerte súbita hasta que se produjera el desempate. El ganador se llevaba el dinero acumulado como premio.

Hasta aquí este podía ser un concurso como cualquier otro. Pero su particular enfoque residía en la conductora y presentadora del programa que, en toda la mayoría de países, era una mujer vestida con un traje negro que se dedicaba, con un inamovible semblante serio, a soltar “zascas” y cortes a los concursantes que se equivocaban y a los que no, algo que hacía que el concurso ganase, al mismo tiempo, en tensión y divertimiento.





peekaboo saturday night live GIF by HULU

En España el programa se estrenó en 2002, en La 1 de Televisión Española, y, desgraciadamente, solo duró dos temporadas, hasta 2004 (en Inglaterra, por ejemplo, aguantó un total de 12 años, del 2000 al 2012, debido a que su presentadora finalizaba contrato, pese a eso, recientemente iniciaron de nuevo su emisión).

Sin embargo, estas dos temporadas nos regalaron más de una frase mítica. Al principio, la presentadora de la primera temporada fue Nuria González, pero tuvo que dejar su rol como presentadora para participar en la serie de Los Serrano haciendo de la mujer de Fiti (de hecho, seguramente es su papel más memorable).

Así que, en su segunda temporada, la sustituyó la actriz Karmele Aranburu, pero no solo eso, sino que también pasaron el programa al mediodía, cuando normalmente se emitía antes de cenar.

A continuación, os presentamos aquello que estabais esperando todxs con una recopilación de YouTube con algunos de los mejores momentos (y con ello nos referimos a los mejores insultos) que las dos presentadoras propinaron durante los dos años que el programa duró en España.





¿Recordabáis este program? ¿Os gustaría que volviese? ¿De que otro programa os gustaría hacer un «remember»? Ponédnoslo en los comentarios de Facebook! 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igual o más interesantes (o eso esperamos, claro).