El regreso a la rutina siempre suele ser uno de los momentos más duros del año. De hecho, muchos expertos indican que el periodo de adaptación cuando volvemos de las vacaciones puede durar entre una y dos semanas (mucho más de lo que la mayoría piensa, aunque hay gente que parece no adaptarse nunca). El repentino cambio de vida que supone la vuelta al trabajo y al mundo de la productividad puede hacer que suframos lo que se conoce como el síndrome postvacacional.

Por suerte, existen formas de hacer que la vuelta no sea tan dura y la afrontemos de manera que sea lo menos dolorosa posible.

Por ejemplo, el coach Pedro Palao y experto en comunicación dice que “tendemos a idealizar las vacaciones y a pensar en el resto de año como una serie de calamidades. Pero la realidad es que ni las vacaciones son tan perfectas ni las semanas que restan tan horribles”.

Obviamente, lo más importante es volver con una actitud positiva, aunque eso es más fácil de decir que de hacer. Por eso, a continuación, os daremos siete consejos para que la vuelta a la rutina no nos afecte de forma severa.

1Carpe diem

Hay que entender que todo el tiempo es nuestro, no solo aquel que usamos durante nuestras vacaciones. Hay que saber de disfrutar de la rutina, ya que aunque lo parezca, esos minutos valen lo mismo que aquellos que pasamos en la playa con un mojito en la mano. Es necesario disfrutar el momento y valorar aquello que tenemos sin vivir en el pasado.

2Encontrar los espacios

Cuando volvemos a la rutina, hay que tener claro que seguiremos teniendo algo de espacio para nosotros mismos, ya sean 10 minutos o 3 horas, pero es necesario tener claro que hacer uso de ese tiempo personal nos dará la vida durante esos primeros días de trabajo.





3Agradece esas vacaciones

No todo el mundo tiene vacaciones o la posibilidad de tenerlas, con lo cual, en vez de quejarnos de si son cortas o si las hemos disfrutado, lo mejor es apreciarlas, ya que para muchas personas las vacaciones son un lujo.

4Sé consciente

Muchas veces recordamos la vacaciones como algo mejor de lo que en realidad son, hay que ser realistas y ser conscientes de que no debemos dejar que esa euforia vacacional haga que perdamos de vista nuestros objetivos y metas personales.

5Piensa en corto

Con esto nos referimos a que, si nos pasamos la vida pensando en el siguiente verano, no lograremos nunca disfrutar el momento y nos hará personas menos efectivas, productivas y, seguramente, menos felices. Está claro que hace falta que nos marquemos objetivos a largo plazo, pero solo los conseguiremos día a día.

6Las vacaciones del día a día

Todos vivimos a un ritmo frenético, pero puede ser que, si nos levantamos un poco antes, podamos leer el periódico tranquilamente o hacer una actividad relajada para rebajar la tensión de la rutina.

7Comer y dormir

A menudo, la sensación que nos da la vuelta al colegio o al trabajo es esa sensación de que no estamos durmiendo y comiendo bien. Muchas veces, lo que nos agobia no es el empleo en sí, sino el frenesí en el que vivimos. Por eso, organizarnos mejor hará que la vuelta a la rutina no sea tan dura y nos sintamos mucho mejor.

¿Habéis hecho ya las vacaciones? ¿Cuándo empezáis o habéis empezado?  ¿Tenéis algún consejo que pueda irnos bien? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: 20minutos, abc

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO