Ya llevamos suficiente tiempo viviendo en la era de Internet como para que hayan existido varios iconos virales y, como es lógico, muchos surgen del mundo de la música y del entretenimiento con canciones esperpénticas.

Sin duda alguna recordaréis el “temazo” que hace unos veranos presentó Pedro Dayan Millán. Puede que, con ese nombre, no os suene demasiado y no sepáis de quién estamos hablando, pero si os decimos cuál es su nombre artístico seguramente todo el mundo sabrá quién es. Nos referimos a Peter la anguila.

El cantante venido de Cuba se presentó e hizo famoso hace unos años con una canción en la que vendía su personaje y nos explicaba quién era mientras bailaba de forma sinuosa frente a la cámara en un vídeo que llegó a superar los 50 millones de reproducciones.

La combinación de un estribillo estúpido (pero pegadizo) con su particular estética y ese baile entre ridículo e hipnotizador (similar al de las serpientes antes de atacar) hizo que su fama subiese como la espuma, pero, cuando estaba en la cresta de la ola, terminó cayendo en desgracia por ciertas acciones deleznables que realizó.

En 2015, el artista fue detenido debido a un grave incidente de violencia doméstica en el que intentó estrangular a su mujer.

Tras el juicio y una vez pagada una fianza, Peter fue puesto en libertad condicional con ciertas restricciones en relación a su mujer e hijos: no puede ver a sus hijos sin autorización judicial y tiene absolutamente prohibido acercarse a su pareja).

Pese a que el año pasado, en abril, fue detenido de nuevo por posesión de drogas (concretamente, por tener cocaína en su coche), el artista está intentando redirigir su vida y, de hecho, incluso ha vuelto con su pareja.





Y es que, durante estas etapas en prisión, Peter la anguila ha descubierto el mundo del gimnasio y está encontrando en él una forma de purificar su cuerpo y su mente a través del deporte.

De hecho, se ha vuelto un auténtico fanático y, como no podía ser de otra forma, comparte imágenes suyas en Instagram luciendo músculo o haciendo ejercicio.

A decir verdad, parece que en vez de estar en prisión ha estado en un centro de belleza ya que, actualmente, Peter la anguila luce distintos tatuajes en su cuerpo y lleva un corte de pelo más moderno y acorde con las tendencias actuales.

De hecho, no solo quiere arreglar su vídeo, sino que está intentando relanzar su carrera musical como cuando, el pasado año, presentó un nuevo single, junto al reggeatonero Jamsha, llamado “El calzoncillo”. Sin embargo, no logró, ni de lejos, el éxito que alcanzó con la canción que le sirvió de presentación.





En cualquier caso, si quiere relanzar su carrera solo tiene que hacerlo con la fuerza que actualmente ha conseguido en el gimnasio.

Como podéis comprobar, a día de hoy podría cambiarse el nombre de Peter la anguila a Peter el bicharraco de gimnasio, demostrando que los que son de complexión delgada también puede convertirse en auténticos portentos físicos.

De todos modos, esperamos que el cambio real de su vida consista no tanto en algo superficial como el músculo, sino que no vuelva a repetir ningún episodio de violencia en contra de ninguna mujer y que, obviamente, se aleje del mundo de las drogas.

¿Os acordabais de Peter la anguila? ¿Sabíais que había sido de él? ¿Os sorprende su cambio físico? No dudéis en darnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: segnorasque, guioteca