En la vida hay cosas que nos frustran como los estudios, el empleo o nuestras relaciones personales y luego hay cosas que nos enfadan a otro nivel. La mayoría de estas forman parte de nuestro día a día y, a menudo, parecen ser inevitables.

Pero desde aquí os queremos animar y enviaros un mensaje de ánimo. No estáis solos. Somos muchos los que sufrimos cosas como las que veremos a continuación en nuestra vida diaria y pensamos que la frase «mal de muchos, consuelo de tontos» es especialmente cierta. Así que a consolarnos se ha dicho.




1Registrarse para ver más en Pinterest

Es normal que las aplicaciones te pidan un registro para su uso, pero, por algún motivo, la forma en que Pinterest nos recuerda que no estamos registrados y la manera que tiene de o dejarnos ver sus imágenes hace que el odio crezca con fuerza en nuestro interior.




2¿Por qué no pueden hacer enchufes universales?

La rabia que da cuando, enchufando un cable, tapas el resto de enchufes es realmente incomparable. Especialmente cuando, en ocasiones, tienes que quitarlo, para poner otro y luego volver a poner el primero, en resumen, cuando parece que, para conectar el móvil, necesitas un curso avanzado de sistemas electrónicos.

3La erección de tu sudadera

Aún no entendemos por qué no fabrican las sudaderas de alguna manera que evite que se produzca esta anomalía en el espacio-tiempo que hace que nuestra sudadera favorita se doble como si tuviésemos una erección en el ombligo.

4¡¿Pero esto qué es?!

Solemos quejarnos de la gente que habla y molesta en el cine, pero esto ya es pasarse. Solo hace falta que, además, se ponga a ver otra película diferente en el ordenador. Sin cascos.




5Cuando nos dicen que nos parecemos a alguien

Es verdad que, si nos dicen que nos parecemos a DiCaprio o a Scarlett Johansson puede que no nos enfademos, pero cuando de forma reiterada nos dicen que somos igualitos a alguien (en este caso el de la foto se parece al amigo humano de Ratatouille) termina, de alguna forma, quemándonos por dentro.

6La gente guarra

Buscábamos un mejor título para esta imagen pero no hay mejor forma de describir a estas persona que llamándoles «guarros». Por mucho que los servicios de transporte tengan contratadas personas para limpiar, no significa que no deban existir la educación y la vergüenza.

7Ir al médico

Tenías cita a las 8:00 pero tu has llegado a las 7:30. Ahora mismo ni siquiera hay alguien vivo detrás de esa puerta.

8¿No es más fácil abrirlo normal?





Resulta realmente frustrante descubrir que tu compañero de piso es Eduardo Manostijeras y es incapaz de abrir nada como una persona normal.

9El listillo

Cuando hay cola, siempre hay algún iluminado que decide que el mejor momento para entrar es justo al final.

10La cremallera

Las cremalleras tienen mil formas diferentes de convertirse en algo frustrante. Pueden engancharse a la ropa, romperse o, incluso, hacerte una operación de fimosis no deseada.

11¿Alguien tiene un cargador?

Puede que, en parte, sea culpa nuestra, pero ya podrían haber diseñado una forma de hacer los cables que evite que suceda esto.

12Nos estafan



A veces, las bolsas te dicen por donde abrirlas y, cuando lo haces, todo es mentira y el envase sigue cerrado.

13Siempre pasa lo mismo

Este papel está hecho de un material que hace que por la mitad sea irrompible pero en los costados es más fino que el papel de liar.

14Esa presión innecesaria

Cuando lavas el coche y notas que el que va detrás suyo tiene prisa te entran ganas de decirle: «Vete a dar una vuelta y vuelve más tarde, pesao».

15¿Cómo es posible?

Si nos piden que hagamos eso queriendo nos va a ser imposible; en cambio, si nos guardamos las llaves en el bolsillo solo un momento, cuando las saquemos estarán así.

¿Cual os ha parecido la más frustrante? ¿Qué otras cosas cotidianas os molestan? No dudéis en explicárnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuente: boredpanda