Hoy en #CabronaziSolidario nos gustaría a difundir la historia de una joven luchadora llamada Miriam Fernández. Miriam nació sin vida, pero en el último momento consiguieron que sobreviviera. La falta de oxígeno en el momento del parto le provocó una parálisis cerebral que, según los médicos, le impediría caminar y llevar una vida normal. Sin embargo, logró sortear la silla de ruedas gracias al esfuerzo, la entrega y, sobre todo, el amor de su familia.

Durante los primeros años de colegio, Miriam sufrió acoso escolar por ser diferente y a raíz de esa experiencia aprendió que las circunstancias a veces no pueden cambiarse, pero sí decidimos cómo las gestionamos. Decidió que en vez de llorar cada vez que se burlaran de ella, devolvería una simple sonrisa, y que debía comenzar a aceptarse cómo es.
Hoy en día Miriam camina con la ayuda de un andador y es feliz. Considera que el único secreto para lograr nuestros sueños es estar a gusto con uno mismo sacando el máximo partido a las capacidades sin pensar en aquello que nos falta, valorando las pequeñas cosas que marcan la diferencia y ante todo a las personas que nos quieren.
Recientemente ha lanzado el videoclip de una canción que es un grito al amor para aceptarnos tal y cómo somos, a la importancia de atreverse sin miedo y no olvidar que en la vida cotidiana hay muchos motivos para sonreír, sólo debemos tenerlos presentes.
¡Muchas gracias Cabronazis!