Los vikingos siempre han despertado pasiones alrededor del mundo. En su momento lo hicieron a base de saquear pueblos, violar mujeres y hacer todo tipo de actos atroces, mientras que a día de hoy lo logran gracias a su estética, su mitología, su planta y, obviamente, la serie Vikings.

Hoy en día muchas personas se realizan tatuajes con motivos vikingos y de hecho, las peluquerías y barberías han tenido que hacer cursillos avanzados de peinado nórdico para poder satisfacer las necesidades estéticas de sus clientes con barba y coleta.

Y es que, seguramente por el hecho de que tiraban a los niños deformes al río, no hay vikingos feos. Puede que, al nacer, si los veían difíciles de mirar, los tirasen directamente al agua, pero el hecho es que la mayoría de sus descendientes (suecos, daneses, noruegos, etc) son altos, rubios y de hombros anchos.

Sin embargo, incluso en ese contexto, de vez en cuando aparece una persona que destaca por encima de las demás con un porte físico difícil de igualar.

En este caso estamos hablando de un holandés llamado Juan Rekers (¿podría haber un nombre menos holandés que Juan?) que, a sus 53 años de edad, se ha convertido en un culturista y modelo de fitness que triunfa tanto en el campo del culto al cuerpo, como en el de la mente.

Este espécimen de hombros enormes y cabeza rapada no solo es un ser de gimnasio que se dedica, exclusivamente, a ponerse fuerte, sino que trabaja con gente con enfermedades mentales y actúa como coach. De hecho, esa es tu principal actividad.



No sabemos cuáles son sus referencias como entrenador y si, realmente, es tan bueno como parece. Pero, por lo menos, tener esa forma física con 53 años es digno de mención ¿Cuál es su secreto?

Él mismo cuenta las razones “lógicas” que hay detrás de ese culto al cuerpo y a la mente.

“Cuando te haces mayor tu cuerpo cambia y el descenso de los niveles de testosterona y el aumento de los estrógenos dañan tu cuerpo. Menos poder, más barriga, menos lujuria, etc. La lista es casi interminable. Sin embargo, el fitness logra mantener tu cuerpo en equilibrio y eso, en consecuencia, hace que tu mente también este más sana y no se vea tan afectada por el paso de los años.»

En los últimos tiempos su cuenta de Instagram ha subido en seguidores como la espuma gracias a los tres pilares que siempre ha expuesto en ella.

Por un lado la temática vikinga que reina tanto en las imágenes que publica como en los textos que las acompañan, pero mientras reivindica su cultura y las tradiciones del que fue su pueblo, también intenta fomentar el fitness desde una perspectiva diferente a la que estamos acostumbrados.

Su imagen dura e incluso agresiva es completamente engañosa, puede que sea un portento físico que te puede poner a llorar como cuando eras pequeño con un simple sopapo con la mano abierta, pero en realidad, a través de sus publicaciones, demuestra ser una persona noble y de buen corazón que trabaja, sobre todo, con gente que tiene problemas mentales para apoyarles mediante una terapia basada en el fitness.

¿Qué opináis de este vikingo real? ¿Creéis que es demasiado bueno para ser verdad? ¿Cómo pensáis que estaréis (o como estáis) vosotros con 53 años? No dudéis en darnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: fitnessvolt, hustlelife