Toda persona es libre de hacer con su vida y su cuerpo lo que quiera sin ser juzgada por ello. Somos libres para decidir, pero lógicamente esta capacidad no significa que tengamos libertad para conseguir todo aquello que deseamos y que queremos que se cumpla en la realidad. A continuación, nos centraremos en una de las actividades más placenteras para el ser humano.

El consentimiento es NECESARIO para poder disfrutar de un encuentro saludable, consciente, a gusto y feliz por parte de las personas que participen en él. Lamentablemente, hay personas que no lo entienden (o no quieren entenderlo) y, desgraciadamente, las relaciones no consentidas siguen formando parte de nuestra cultura a día de hoy.

La verdad es que es bastante triste que a estas alturas se tenga que explicar, pero nos alegra que lo haya hecho y al menos esperamos que a más de una persona le haya quedado claro de una vez. Vamos a verlo:

Hoy nos gustaría recordar la tuitera Nafisa Ahmed (@thatxxv) escribió unos tuits rotundos para explicar la diferencia entre mantener relaciones consensuadas y la violación.

Para ello, utilizó el concepto de robar cinco dólares del bolso de una mujer como término de comparación.

No decir «no» en ningún caso es sinónimo de decir «sí», y menos si has bebido.

El tema del consentimiento es sencillo: si no es SÍ, significa NO. Y, obviamente, NO es NO.

Al sacar una pistola y apuntar a una persona con ella estás COACCIONANDO a esa persona, la estás asustando y en ese momento solo pensamos en hacer lo que creemos que nos puede salvar la vida.

Yo le he dado el dinero a él porque he querido y quiero que esos cinco dólares se los quede él, tú aquí no pintas nada.

Puede resultar complicado demostrar y conseguir evidencias de lo que ha ocurrido, pero los hechos son los hechos.

El consentimiento se da por un acto en concreto.

¿Cómo es posible que todavía haya gente que no entienda (o no quiera entender) estas cosas?

Pues sí, hay que tener las cosas bien claras.

Finalmente, Nafisa agradeció a los hombres que participaron en el hilo. «Es triste, pero a veces necesitan escuchar las cosas de boca de otro hombre«, añadió.

¿Creéis que la analogía es adecuada? ¿Lo explicaríais de otra forma? Contadnos cómo lo haríais o aquello que deseais en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: someecards boredpanda news.com.au