No hace falta que presentemos el programa First Dates, ese espectáculo de citas líder en audiencia que presenta Carlos Sobera y que pretende encontrar pareja a todo soltero/a español. Y eso que por el programa han pasado todo tipo de especímenes, algunos con más suerte y otros con menos, pero la realidad es que muchos han salido acompañados del restaurante.

Precisamente la historia de hoy tiene una de cal y una de arena, un poco de dulce y un poco amargo, un poco de Messi y un poco de Gravesen. Y es que se presentaron dos hermanos marbellíes llamados Alejandro y Paco, que entre ellos se llevaban 18 años (tienen 23 y 41 años respectivamente).

Paco está divorciado y tiene tres hijos, por eso, últimamente, ha necesitado mucho el apoyo de su hermano menor. Ahora, pasado un tiempo desde su divorcio, ha decidido volver a buscar el amor y encontrar alguien con quien compartir su vida.

Su cita fue Carmen, una mujer de 42 años y de Granada que ya había participado en First Dates, pero, por desgracia, tuvo una cita que no fue nada bien. Busco a un hombre sencilloque no sea egoísta y que me valore más allá de mi físico”.

La granadina esperaba tener más suerte esta vez, pero la primera impresión entre Paco y Carmen no fue demasiado buena para ambos. Curiosamente, los dos buscaban a una persona más joven.

“Cuando lo he visto he pensado que me traían a mi padre”.

 

Así de tajante fue Carmen, aunque Paco también dijo que hubiese estado más contento si su cita hubiese tenido unos años menos.





Como veis, desde un principio no tenía demasiado buena pinta y parecía ser evidente que no iban a salir juntos del lugar, pero lo que podría haber terminado en una simple cena, se convirtió en una situación realmente incómoda que se produjo con un comentario grosero de Paco.

Llevaban poco tiempo sentados cuando Paco le dijo a Carmen:

“Tú de cuidarte no eres, ¿no? Ni de ir al gimnasio…porque se te nota, y a mí me gusta que se cuiden”.

 

Como es lógico, esas palabras no sentaron nada bien a Carmen que se molestó mucho con su cita por demostrar tener muy poca cortesía. Desde ese instante la cita parecía no terminar nunca y cada palabra salía de forma incómoda de la boca de los comensales.

Directamente, Carmen le preguntó a Paco si le parecía gorda, algo que él contestó de la peor forma posible y metiendo la pata hasta el fondo. “No te veo gorda, te veo no de gimnasio. Pero tampoco gorda…”, dijo Paco con muy poco tacto.





A continuación, la chica que cenaba con el hermano de Paco se acercó a su mesa para preguntarle qué tal y le explicó lo que había dicho mientras los hermanos hacían una videollamada en otra zona.

Obviamente, después de un comentario tan poco acertado, la cita estaba más que perdida y Carmen no solo dijo que no a una segunda cita, sino que reiteró lo desafortunados que le habían parecido los comentarios ofensivos de Paco.

Pero no todo fueron sombras, por su parte, Alejandro (el hermano pequeño de Paco), cenó con una joven malagueña de veinte años con quien congenió al momento. La cita fluyó y avanzó sin ningún problema a base de risas y bromas así que, como era de esperar, ambos salieron juntos del restaurante, con lo cual, seguramente, Paco tuvo que volver solo a casa.

A continuación, os dejamos un fragmento del programa con algunos de los momentos más tensos.



¿Qué haríais si os hablasen así en una cita? ¿Has estado nunca en una cita de la que no sabías como salir? ¡Cuéntanoslo en los comentarios de Facebook! 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: abc