Aunque puede que ya lleguéis tarde a la operación bikini, hay mucha gente intentando adelgazar que, por algún motivo, no logra alcanzar su objetivo. Esto puede tener muchas explicaciones: puede que deban acompañar su dieta con algo de deporte; que hagan escapadas nocturnas hacia la nevera o que, simplemente, estén comiendo alimentos que parecen sanos pero que, en realidad, engordan.

Y es que hay muchos productos, en su mayoría procesados que, pese a que dentro de nuestra cabeza pensamos que son buenos para nuestro cuerpo, en realidad no nos ayudan en nada si buscamos perder unos kilos. A continuación, os presentamos los siete más frecuentes.

1Zumo en envase

Solemos pensar que, cuando bebemos un zumo, estamos absorbiendo todos los nutrientes y vitaminas de la fruta con la cual están hechos, pero esto suele estar muy lejos de la realidad. El zumo envasado tiene mucho azúcar y poca pulpa, con lo cual engorda más que nutre.

2Yogures

Seguro que en tu supermercado hay muchos yogures sanos que puedes usar para incluir en tu día a día, pero hay que fijarse en aquello que nos marca la etiqueta o la información del envase, ya que muchos de ellos tienen muchos azúcares y edulcorantes que no benefician en nada tu cuerpo.

3Margarina

A menudo, se cree que la margarina es mucho más sana que la mantequilla, pero esa idea es totalmente falsa. La realidad es que es un alimento que pasa por más procesos que la mantequilla y, por ese mismo motivo, contiene muchas más grasas.

Lo mejor es no tomar ninguno de los dos y recurrir a la mantequilla solo en ocasiones especiales.

4Los cereales procesados del tipo que sean

Aquí entran desde los típicos cereales de supermercado a las clásicas barritas de muesli para hacer deporte. Hay algunos de estos productos que, efectivamente, son light, pero debemos fijarnos mucho en el etiquetado para no estar comprando algo que, a la larga, termine afectando negativamente a nuestra salud pese a que estuviésemos intentando, precisamente, lo contrario.

5Ensaladas envasadas

Como veis, en general, los productos procesados suelen ser especialmente perniciosos si estamos intentando adelgazar. Si la hacemos nosotrxs y sabemos qué clase de alimentos hemos comprado no tiene porque ser mala, pero si la adquirimos en el supermercado puede que contenga grasas saturadas o aceites que engordan mucho.

Además, muchas de estas tienen salsas con un alto contenido calórico que no es nada beneficioso para nuestro cuerpo, de hecho, muchas pueden engordar más que una buena pieza de carne roja.

6Fruta deshidratada

De nuevo y tal y como decíamos antes, cuando alteramos el alimento es cuando, a menudo, incrementa el valor calórico de este. Este tipo de fruta suele tener muchos conservantes para que se mantenga en ese estado sin podrirse, lo cual hace que, un producto que, en principio, debería ser beneficioso para nuestro organismo, deje de serlo.

7Hummus

Esta comida se ha vuelto muy popular los últimos tiempos debido al auge del fitness y de la vida sana. Y, efectivamente, aporta muchos nutrientes que son buenos para nosotrxs, pero, de nuevo, si lo compramos en un supermercado puede que no obtengamos aquello que esperamos.

Eso se debe a que, si miramos el etiquetado cuando lo compramos en un establecimiento cualquiera, podremos comprobar que los niveles de sal y grasa son muy superiores a los que esperaríamos encontrar en este tipo de alimento.

¿Estáis haciendo dieta y comiendo alguno de estos alimentos? ¿Conocéis algún otro alimento que, aunque parezca que no, engorda? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: salud180, consalud