Dentro, sobre todo, de la música latina, hay muchos cantantes masculinos que invitan a sus fans a subir al escenario y, sorprendentemente, casi siempre resultan ser mujeres. Una vez allí suelen bailar con ella de forma provocativa e incluso hay algunos como Romeo Santos que suben una cama al escenario para hacer “cosas” debajo de la manta.

Muchxs disfrutan de esta parte del espectáculo y, de hecho, hay que tener en cuenta que, tanto si nos parece bien o mal que Romeo Santos o cualquier otro cantante se dé filete encima del escenario, esas mujeres lo hacen dando su consentimiento y disfrutando de compartir esa experiencia con uno de sus ídolos. Pero, pese a eso, es normal que este tipo de actuaciones generen, en ocasiones, cierta controversia que afecte a la imagen pública de estos cantantes.

Algo de este estilo pasó recientemente en un concierto de Enrique Iglesias, pero, en vez de ser con una fan, sucedió con una corista.

Las redes sociales empezaron a comentar el incidente vivido con el cantante después de que un programa de la televisión mexicana llamado “Sale el sol” difundiera un vídeo a través de YouTube donde se ve al artista internacional tocando a una compañera de trabajo suya mientras cantaba una canción.

En las imágenes se ve cómo el cantante español se abraza a Celia Sánchez, baja su mano por la cadera de la corista hasta llegar al trasero y le sube un poco el vestido. Todo esto mientras canta “Loco”, un tema que, en anteriores ocasiones, ya ha hecho o ha acompañado gestos y actitudes similares por parte de Enrique Iglesias.

El hijo de Julio Iglesias ha sido bastante criticado por este vídeo en que muestra, por lo menos, tener una conducta inapropiada hacia su corista, además, muchos han querido hacer evidente que también se trata de una grave falta de respeto hacia su pareja, la tenista Anna Kúrnikova con la que sale desde 2001 y con quien tiene dos hijos.

De hecho, ha suscitado algunos comentarios como los siguientes: “Tiene hijos, no creo que quieran ver a su padre así” o“Creo que estaban borrachos, porque es difícil creer que lo harían en público”.

Sin embargo, también hay gente que lo ha defendido diciendo, sobre todo, que todo forma parte del espectáculo (que, al ser de música latina, tiene algún que otro momento subido de tono) y que, prácticamente con total seguridad, todo se ha realizado con el consentimiento de dicha corista que, seguramente, estaba informada de todo.

Como vemos, la opinión pública está muy dividida al respecto y eso no es más que un reflejo de esta sociedad en la que vivimos y en la que cada vez resulta más difícil encontrar una forma de baremar este tipo de acciones. Pero lo más importante sería confirmar esas elucubraciones con la propia corista, que es, precisamente, quién tiene que decir si estaba consintiendo que Enrique Iglesias le tocase el trasero o si fue un abuso de poder por parte del cantante.

En cualquier caso, pese a las duras críticas, ni la joven ni el cantante se han pronunciado al respecto. Puede que simplemente no le estén dando importancia o que haya algo más, pero no podemos hacer otra cosa que esperar para descubrirlo.

A continuación, os dejamos el vídeo para que podáis sacar vuestras propias conclusiones.

¿Qué os parece estos tocamientos indebidos por parte de Enrique Iglesias? ¿Creéis que es parte del show o qué debería controlar más sus instintos? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: elcomercio, ondacero