Hay muchas madres solteras que luchan contra viento y marea para dar a sus hijos la mejor educación posible. Obviamente, es muy positivo que lo valoremos y tengamos en cuenta, pero eso no tendría que significar que tengan que hacerlo todo ellas solas y que no se les deba echar una mano, más bien al contrario. Así es cómo empieza esta historia que tiene a Billie como protagonista, una madre que recibió ayuda de una absoluta desconocida.

“Mi hijo tiene 7 años y va a empezar 2º grado. Siempre hemos sido solo él y yo, he sido madre soltera durante 7 años. Tengo 4 trabajos y también estudio, así que no tengo tiempo para citas. Por supuesto, es difícil, porque se supone que es un trabajo para 2 personas. No saldríamos adelante sin la familia, los amigos».

Sin embargo (y como os decíamos antes) esta vez no la ayudó su círculo más cercano, sino una desconocida que contactó con ella a través de un grupo creado en redes sociales donde varias madres se dan consejos entre ellas.

A continuación, os dejamos la conversación completa que tuvieron para que podáis ver las razones de esta buena samaritana para ayudar a Billie. Esta es su historia.

Primero explicó cómo la había localizado.

Y luego, sin más demora, dejó claras sus intenciones. Parecía tan buena que asustaba y, precisamente por eso, Billie la buscó en Facebook para comprobar que no fuese una estafa o alguna cosa rara.

Entonces le pidió ciertas condiciones, pero la verdad es que estas peticiones, no solo eran más que lógicas, sino que reafirmaban que esa persona era alguien que estaba haciendo eso por puro altruismo.

Viendo que era real, Billie colapsó.

Ella demostró que todo su compromiso era algo que hacía porque quería y que, de hecho, se estaba guiando únicamente por su corazón y su instinto.

Billie seguía sin creéserlo.

Pero pese a la incredulidad, la desconocida seguía manteniendo una postura calmada y amable.

De nuevo, Billie continuaba flipando con lo que le estaba pasando.

Así que, para que se relajase, la desconocida le explicó su historia y el motivo por el cual estaba haciendo esto.

Como podéis comprobar, lo que sucedió fue algo como lo que se explica en la película Cadena de favores, donde un niño intenta crear una especie de efecto mariposa hecho de bondad.

Si Billie estaba quedando anonadada con la idea de que alguien pagase el material escolar de su hijo, imaginaos si, prácticamente, te regalan un «arreglo» de vida.

Aún recibiendo una ayuda altruista como esta. ¿seríamos capaces de hacer lo mismo?

Llegados a este punto no sabemos si Billie está hablando con una desconocida o con un auténtico ser de luz.

Obviamente, la madre soltera se sintió eternamente agradecida, no solo por el hecho de que la hayan echado una mano económicamente (lo cual siempre es una gran ayuda) sino porque, como ella misma dice, esta ha sido una gran lección para ella, un aprendizaje moral que, sin duda, querrá transmitir a su hijo.

 “Le debo mucho a esta mujer. Espero que esta historia ayude a otras personas a hacer más cosas amables, que simplemente las hagan».

Al final, no solo le regaló el material escolar sino que añadió algunos extras como, por ejemplo, unos zapatos nuevos.

¿Habéis realizado nunca un acto altruista como este? ¿Habéis sido vosotrxs los que lo han recibido? Explicadnos vuestra historia en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).