Con el auge de las páginas web de citas y aplicaciones como Tinder, se está estableciendo una nueva forma de ligar. Ahora podemos preparar y meditar qué frases usamos y cómo las escribimos para que estas generen el mejor efecto posible y nos ayuden a ir sacando conversación.

Aún así, si buscamos por Internet, veremos mil ejemplos sobre cómo no se debe empezar una conversación con alguien con quien tenemos intención de establecer una relación romántica.

Pero, como seguramente dijo Sun-Tzu en su libro «El arte de la guerra«, hay que saber llevar las cosas a nuestro terreno. De esa forma, lograremos mostrar una parte de nuestra personalidad, al mismo tiempo que nos sentiremos más cómodos haciendo que sea más fácil que le caigamos en gracia a la otra persona.

A continuación, veremos una conversación que tuvo un valeroso luchador enmascarado para hacerse, no con el cinturón de campeón, sino con una chica con la que empezaba a hablar por WhatsApp. Seguid sus pasos con atención ya que puede que, en alguna ocasión, su forma de hacer os sirva para conquistar el corazón de vuestra futura pareja (o rollete, si es que aún se usa esa palabra).

Lo primero es dejar las cosas claras

Nada más empezar el combate, él optó por entrar con todo y demostrar sus ansias por lograr la victoria.

Pero ella era una combatiente dura de roer

Después de una introducción que no dejaba lugar a dudas en cuanto a sus intenciones, ella le respondió con un corte rápido que, en principio, parecía hacer que este fuese un amor imposible. Sin embargo, nuestro luchador decidió plantearle las cosas a Mariana desde una perspectiva diferente.

A partir de ahí consiguió empezar un toma y daca

Al inicio, daba la impresión de que ni siquiera habría combate, pero nuestro héroe consiguió, hablando de lucha libre, despertar el interés de Mariana por la conversación. Y siguió respondiendo haciendo referencias a lo que se cuece en el cuadrilátero, pero ella intentó zanjar el asunto citando dos grandes cualidades de su novio: alto y rico.

Un buen luchador aguanta hasta el último asalto

El joven sigue apostando por mencionar a diferentes personajes del mundo de las peleas que lograron lo imposible, historias al más puro estilo Romeo y Julieta de la esfera de las tortas.

Mariana se dio cuenta de su persistencia y la valoró

 

Pese a que, de alguna forma, su obsesión por la lucha libre empezaba a dar miedo, logró llamar la atención de Mariana que empezó a seguirle el rollo, aunque fuese únicamente porque le parecía divertido.

Entonces, el luchador lanzó un gancho directo a la patata de Mariana

Puede que la frase sea un poco cursi, pero en medio de una conversación como la que estaban teniendo, funcionó a las mil maravillas y, aunque ella amenazó con bloquearlo, estaba claro que la cosa empezaba a fluir.

Finalmente, ella dejó espacio para una apertura que él tenía que aprovechar sí o sí

Después de que él le devolviese el golpe por enésima vez, ella decidió que era el momento de darle una oportunidad al aspirante para que mostrase su valía. Así que le hizo decir qué tipo de cita tendrían en caso de que ella aceptase. Y, aunque él no sorprendió con su respuesta, parece que terminó obteniendo su objetivo.

Victoria en el último segundo

Como es lógico (y aunque lo adornó con palabras bonitas) la cita que él le propuso no se trataba de otra cosa que una visita a la Arena México donde se celebran combates de lucha libre. Por suerte, llegados a este punto, el chico le había gustado lo suficiente a Mariana como para aceptar su propuesta y, finalmente, quedar el sábado.

La conversación se ha hecho viral y hay usuarios que consideran que podría ser falsa… Sea lo que sea, la verdad es que nos hemos echado las risas con la táctica de este joven. ¡Esperamos que en la cita hayan ganado los dos!

¿Qué os ha parecido este combate? ¿Habéis logrado nunca que la persona que os gusta cambie de opinión respecto a vosotrxs? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, claro.