En estos últimos tiempos algo está pasando en Internet con los retos que surgen en las redes sociales. La mayoría de estos tienen algún elemento de riesgo que, de alguna manera, se convierte, precisamente, en aquello que los hace atractivos para los más jóvenes.

Recientemente, ha aparecido uno nuevo conocido como el Hot Water Challenge (reto del agua caliente, para los que llevéis regulín el inglés). Hacerlo es muy simple, pero requiere de mucha temeridad o, más bien, estupidez.

Solo hay que echar una buena cantidad de agua hirviendo encima de ti o de otra persona, aunque también hay algunos que optan por bebérsela con una pajita. Y, entonces, de forma sorprendente, sufres heridas y quemaduras graves ¿Parece divertido no? Pues no. Pero hay muchas personas que, de alguna forma, se sienten atraídas por estos retos.

Así que, de entrada, deciros a todxs que no participéis de este desafío: no permitáis que ninguno de vuestros amigos los haga (aunque esperamos que seáis lo suficientemente listos para daros cuenta de que no debéis hacer estas locuras estilo “Jackass”). De hecho, si en algún momento habláis de este reto, que sea solo para comentar lo estúpido, peligroso y temerario que resulta hacer esa clase de cosas.

El agua ardiendo en contacto con tu piel puede causarte quemaduras de segundo grado y, como muchos de vosotrxs habréis pensado, beberla con una pajita no es una opción mejor, de hecho, puede causar lesiones internas e incluso la muerte.

No estamos exagerando, sin ir más lejos, el año pasado murió un chico debido a este reto. Ki’ari Pope solo tenía ocho años cuando su primo lo animó a hacer el “challenge”. Ya tenía problemas respiratorios previos al incidente, pero, después de beber agua hirviendo, perdió la capacidad de hablar. Cinco meses más tarde terminó muriendo debido a unas heridas que hicieron que respirar fuese una tarea imposible para él.

Sin embargo, esta muerte no ha podido evitar que el desafío haya ganado en popularidad.

De hecho, hace un par de semanas, Kyland Clark, de quince años, sufrió heridas de segundo grado después de que sus amigos le echasen agua caliente encima mientras dormía.

“Me miré el pecho y la piel se me caía. Rápidamente busqué un espejo y me estaba pasando lo mismo en la cara”.

Él adolescente fue llevado al hospital donde tuvo que estar en cama durante una semana para poder recibir el tratamiento indicado.

“Ver a tu hijo con quemaduras debido a un estúpido reto con sus amigos me rompió el corazón”. Explicaba su madre.

Por suerte, en este caso, las heridas no fueron letales, aunque Kyland seguirá sufriendo las consecuencias de ese “incidente” durante un largo período de tiempo.

Como muchos otros retos, el Hot Water Challenge se ha hecho popular a través de YouTube, lo cual hace que surjan preguntas importantes acerca de la forma en la que la plataforma de vídeos en streaming, monitorea y controla el tipo de contenidos que hay en su web.

Entendemos que los insultos son algo importante a erradicar debido a todos los niños que usan YouTube a día de hoy, pero no es comprensible el hecho de que retos como este lleguen a un público masivo sin que haya ningún tipo de control, cosa que esperamos que solucionen.

¿Habéis hecho nunca uno de estos retos? ¿Cómo creéis que podría evitarse que estos desafíos crecieran en popularidad? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro).

Fuentes: Cosmopolitan, vt.co