Recientemente, Twitter empezó a murmurar cuando aparecieron unos tweets en primera persona que narraban el asesinato de una joven en 1973. A través de un hilo, se explicaba los últimos momentos y vivencias de Linda O’Keefe, una chica de California, antes de su desaparición.

Un día, al salir de clase, Linda volvió sola a casa y nunca más se supo de ella. Hay compañeros suyos que afirmaron verla hablando con un hombre en una furgoneta azul. De hecho, incluso hubo una mujer que afirmó escuchar a una chica diciendo “Señor, no me hago daño”. Pero ninguna de estas pistas sirvió para resolver su asesinato cuando un hombre y su hijo encontraron su cadáver estrangulado a la mañana siguiente.

Sin embargo, pese a que los años han pasado, la policía no ha desistido en su caso y, gracias a una nueva tecnología que analiza el ADN, han logrado encontrar una nueva pista para el caso. Y piensan aprovecharla.

Por eso mismo han decidido compartir esa serie de tweets, para que la gente conecte mejor con la historia de Linda y esta gane notoriedad suficiente como para llegar a un número de impactos muy elevado. De esa forma, puede que encuentren a alguien capaz de reconocer al asesino de la joven chica.

«Hola, soy Linda O’Keefe. 45 años atrás desaparecí en Newport Beach. Fui asesinada y el culpable nunca fue hallado. Hoy os contaré mi historia».

«Hoy llevo un vestido blanco con flores azules y un borde oscuro, lo ha hecho mi madre que me cose la mayoría de la ropa que llevo, es muy buena, pero, de todos modos, no tenemos demasiado dinero para ir a tiendas de ropa cara».

«¿Qué más os puedo contar de mí? Siempre he sido muy bueno ordenando y mi madre me dice que soy como una pequeña mamá porque siempre tengo mi habitación impecable. Me gusta escucharle decir que he hecho un buen trabajo».

«Finalmente, el colegio ha terminado. Como todos en clase, estoy nerviosa pensando en que haré durante el fin de semana, por desgracia, nunca llegaré a saberlo».

«La furgoneta está aparcado en la curva previa a la intersección entre Marhuerite e Inlet Drive. La puerta delantera esta abierta y, de hecho, Janine recuerda ver al conductor, un hombre blanco de entre 20 y 30 años».

«La policía está buscando por todas partes y regustrando cada campo, almacén y vecindario cercano. Pero no encuentran nada».

«Buscan en Fashion Island, Back Bay. En helicóptero, en tren, en Jeeps, pero, de todos modos, siguen sin hayar nada».

«Ahora, 45 años más tarde, vuelvo a tener voz. Y tengo algo importante que decir. Hay una nueva pista en mi caso: una cara. Una cara obtenida gracias al ADN que mi asesino dejó tras de sí que se ha obtenido gracias a una tecnología que no existía en 1973, pero que puede cambiarlo todo hoy.»

La reacción de todo el mundo ante esta campaña para encontrar al asesino de Linda ha sido muy positiva. Por un lado se ha contado su historia de forma transparente y, por el otro, todo va orientado a encontrar una resolución para el caso.

De hecho, el departamento de policía afirma que han recibido algunas pequeñas pistas que les ayuden a resolver un asesinato que, de momento, aún no ha conseguido obtener el cierre que, por lo menos, Linda merece.

A vosotrxs, ¿Qué os parece esta forma de explicar un caso? ¿Creéis que la policía puede lograr su objetivo y recogerlo? Ponédnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos). 

Fuentes: abc, thepeople