Hay muchas formas de coleccionar arte. Algunas personas lo hacen para, por ejemplo, exhibir en sus casas sus obras más preciadas o valiosas. Otras lo hacen en museos o galerías, buscando que la mayor cantidad posible de personas las vean y puedan ‘disfrutar’ de algo que, de otro modo, no podrían hacer. Pero es que la protagonista de nuestra historia de hoy es algo diferente. Se trata de una artista de 67 años que exhibe su arte por todo su cuerpo.

El mundo del tatuaje es tremendamente complejo y, hasta cierto punto, inabarcable. No se trata solo de ir a un salón de tatuajes, llevar un dibujo y pedir que nos lo inmortalicen en la piel; en absoluto. Un tatuaje, de una forma u otra y aunque parezca que se ha hecho de forma ‘superficial’ o ‘sin darle importancia’, siempre representa algo.

Ashton Kutcher Tattoo GIF - Find & Share on GIPHY

Incluso si es fruto de una borrachera, tendrá un significado más allá de, simplemente, llevar una especie de llavero enganchado a nuestro cuerpo. Nosotrxs queremos decir cosas con nuestros tatuajes, pero ellos también dicen cosas de nosotrxs al resto del mundo. Y la protagonista de nuestra historia de hoy es un excelente ejemplo de ello.

Charlotte Guttenberg es una mujer de Melbourne (Florida) que se ganó un lugar en los Récords Mundiales Guinness como la mujer mayor más tatuada, con un 91,5 por ciento de su cuerpo cubierto de tinta que, además, tiene una dura, pero reconfortante historia detrás.

«Me considero una galería de arte ambulante», dijo en una entrevista con Guinness World Records. «Siempre puedo entretenerme mirando mis propios tatuajes» y es que no es para menos: si os fijáis, su cuerpo es todo un lienzo de formas y colores.

Guttenberg dijo que se hizo su primer tatuaje en su 57 cumpleaños, unos años después de la muerte de su esposo: «Estaba tratando de decidir, ‘¿Qué podría hacer por mí misma que fuera realmente especial?’«, recordaba. «Decidí, ‘¡me voy a hacer un tatuaje!’«





Ella dijo que a pesar de que siempre quiso hacerse un tatuaje, su esposo siempre le decía lo mismo: «Ninguna dama debería tener tatuajes«… pero es que, la ironía de todo esto, es que él mismo llevaba unos cuantos tatuajes por su cuerpo.

La primera ‘obra’ que decidió realizarse fue la de una mariposa rosa en su pecho, pero rápidamente vio que esto no sería suficiente; la experiencia le había gustado y el resultado todavía más, por lo que tenía que hacerse otro… y otro.

Eventualmente, Guttenberg decidió continuar usando su cuerpo como un lienzo para hacer una ‘narración’ más amplia de su vida: «Cada tatuaje que tengo tiene un significado para mí. Todos confluyen en una historia«.

Aunque su difunto marido nunca quiso que ella se cubriera de tatuajes, Guttenberg ahora comparte su vida con un hombre que la aprecia, con tatuajes y todo. Además, es tremendamente reconocida y admirada en el mundo de los tatuajes (y no es para menos viendo su cuerpo).

De hecho, su compañero de vida Charles «Chuck» Helmke, de 75 años, es el actual poseedor del récord mundial de Guinness como el hombre mayor más tatuado del mundo… por lo que podríamos decir que esta es una ‘familia de récord’.

Sin duda se trata de una bonita historia en la que los tatuajes cuentan un relato de superación y autorrealización. Si hay personas que no te dejan volar, tatúate unas alas y despega.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Cómo veis esto del mundo de los tatuajes? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: Diply, Insideediton.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO