La vida puede ser un lugar muy complicado para el común de la humanidad. Es verdad que nuestro día a día está plagado de situaciones en las que es fácil ver la parte más negativa de todo. Tenemos mil excusas y motivos más o menos notables para amargarnos y estar de bajón una buena temporada… eso es así y hay que ser muy necio como para no reconocerlo.

Pero también es verdad que la vida no solo nos da arena (partiendo de la premisa que la cal sea la buena, claro). En muchas ocasiones (más de las que pensamos), esta nos ofrece la oportunidad de dejar de lado la expresión de frustración y dibujarnos una sonrisa en el rostro.

La clave de todo esto es saber verlo y, sobre todo, ser capaces de darle las vueltas que hagan falta a las situaciones, por más adversas que parezcan. Las mejores herramientas son una actitud positiva y una visión abierta y flexible de las cosas. Esta es la receta del éxito y, aplicándola a todo (con criterio), nuestra vida, sí o sí, será mejor.

Aquí, para ayudaros, os dejamos unos cuentos ejemplos hechos por LunarBaboon de cómo es posible ver la vida con optimismo y, ya de paso, alegrarnos el día:

1Hablando se entiende la gente

Es bastante más fácil razonar con las palabras que con los puños, de eso no hay ningún tipo de dudas.

2En compañía, todo se asimila mejor

No hay mejor solución para una temporada de tristeza, que una buena dosis de animalitos de lo más peludos y achuchables. Si estos entrasen por la seguridad social, las cosas nos irían bastante mejor a todos.

3La solución definitiva

A pesar de que tenemos la respuesta, de forma bastante evidente, delante de nuestras narices, va a tener que venir alguien de otro planeta para que nos demos cuenta. Somos unos imbéciles cuya necedad acabará por exterminarnos.



4El ciclo de la vida

Debemos tratar a nuestros mayores cómo nos gustaría que nos tratasen a nosotros. La vida es un círculo y debemos mantenerlo bien cerrado y en armonía… sino, lo podemos acabar pagando bastante caro.

5Comprensión

No siempre se trata de hacer lo que nosotrxs queremos. Hay que saber qué es lo que quieren los demás y ser lo suficientemente generosos como para poder proporcionárselo y hacernos a un lado si hace falta.

6La mala costumbre…

De enseñar a no pegar pegando… debemos cambiar por completo nuestra forma de entender la educación desde la base. La violencia crea sociedades violentas.

7Respetemos la naturaleza

Esta es un organismo vivo conformado por muchas partes que deben funcionar como un engranaje si no queremos irnos al garete. No destruyamos las piezas más pequeñas porque, al igual que las grandes, también son necesarias para poder completar el proceso.

8Simple, pero efectivo

La receta para la felicidad no pasa por fármacos o grandes dosis de alcohol. En muchas ocasiones, lo mejor es disfrutar de los placeres más simples que nos da la vida: la compañía de nuestros seres queridos y la naturaleza… ¿qué más necesitamos?

9La vida nos curte a todos

La libertad, vista de según que forma, puede resultar peligrosa si no sabemos gestionarla.

10No nos pasemos de buenos

Lo bueno es mesurarse un poco, que hay gente a la que le das un dedo… y te pilla el brazo entero.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta filosofía de vida? ¿Estáis a favor del ‘buenrollismo’ o preferís vivir en una nube gris de amargura? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 



Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño…).