La vida no siempre es un camino fácil de recorrer. Aunque todos sepamos el principio y, sobre todo, conozcamos bien el final, la forma en la que vamos de un punto a otro casi nunca es la misma y, por tanto, hay quienes lo tienen más fácil… y quienes lo tienen más cuesta arriba.

Pero nunca hay que perder la esperanza y el protagonista de nuestra historia de hoy es un buen ejemplo de ello. Se trata de un hombre tailandés cuya historia se ha hecho viral después de someterse a una cirugía plástica drástica en la televisión que lo dejó completamente irreconocible.

Después de años de sufrir una mandíbula torcida, cosa que le imposibilitaba el poder masticar con facilidad y que lo mantenía en una profunda depresión por el aspecto que mostraba, Noppajit Monlin, de 22 años, solicitó aparecer en el programa de cambio de imagen de la televisión tailandesa Let Me In.

El joven tenía poca confianza en sí mismo debido a lo que él percibía como una deformidad irreparable, lo que le costó burlas en el colegio, además de rechazo por parte de sus compañeros de trabajo en la fábrica donde trabajaba en Tailandia.

Pero después de ser aceptado en el programa, Monlin pasó por el bisturí y recibió la transformación drástica que él tanto quería. Sin embargo, fue tan drástico que incluso su propia madre no pudo reconocerlo.

Según el programa, Monlin se sometió a una serie de procedimientos diferentes que incluyen cirugía de la mandíbula, frente y párpado, así como inyecciones de botox en la glándula salival para solucionar su problema de babeo excesivo de los que sufría derivados de su malformación mandibular. También recibió tratamientos de la piel para ayudar a eliminar manchas y cicatrices.

Sin embargo, cuando sorprendió a su madre después de la transformación, ella admitió que extrañaba su rostro natural. «Realmente lo extraño, y no estoy actuando», dijo en el programa de televisión.





Su madre rompió a llorar a lo que Monlin le preguntó: «Mamá, ¿te acuerdas de mí? Mírame». Ella respondió: «¿Eres tú? ¿Eres realmente tú?» ¿No os recuerda todo esto a la típica escena híper dramática de culebrón venezolano?

Hablando de su nueva apariencia, el obrero admitió que le había dado más confianza y que desde entonces se había vuelto más popular, tanto en su trabajo como en las redes sociales que frecuentaba. Ahora todo el mundo hablaba de él y, sobre todo, hablaban con él, cosa que, unos meses atrás, habría sido completamente impensable.

«La gente dice que soy una persona diferente. Me siento mucho mejor», confesaba. «Antes, la gente decía que mi cara no era normal y la sociedad no me aceptaba, ahora tengo más amigos».

Sin embargo, a pesar de toda la atención que ha estado recibiendo, el joven de 22 años ha confirmado que seguiría siendo leal a su novia, una mujer transgénero de 26 años llamada Tob que conoció a través de una aplicación de citas.

Sin duda para él ha sido un cambio radical de vida y la calidad en todos los aspectos de la misma han aumentado hasta un punto que ni siquiera imaginaba que podía llegar a existir.





A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta noticia? ¿Qué os parecen las declaraciones de la madre confesando que prefería su rostro ‘más natural’ de antes? ¿Un poco troll la señora, no? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad). 

Fuentes: PEP, Independent.