Más allá de la posición que tomemos cada uno de nosotros en respecto a la problemática actual con los taxis y otros servicios de transporte de personas, hay incidentes que nos producen mucha vergüenza ajena. Obviamente, todo el mundo tiene derecho a manifestarse y luchar por los derechos que, como colectivo, cree merecer. Pero el problema viene cuando, con tal de conseguir ese objetivo, se cruzan ciertas líneas rojas.

El uso de la violencia siempre debe ser condenado, especialmente cuando se produce contra otras personas que, además, no tienen nada que ver con la queja política o legal que estén realizando los manifestantes.

En este caso, algunos de los 2.000 taxistas que se manifestaron en Barcelona, protagonizaron altercados deplorables en los que atacaban a vehículos de Uber y Cabify, es decir, a aquellos que amenazarían su modo de vida.

Uno de esos incidentes ha sido capturado por la cámara de un videoaficionado y ha sido compartido a través de Twitter. En él, se observa cómo un grupo de participantes detecta un coche de Cabify y empieza a destrozarlo mientras este está atorado en el tráfico.

Pese a que el conductor les avisa de que hay una familia con una niña pequeña dentro, ellos siguen atacando al vehículo. Por suerte, una vez terminaron con el ataque, la familia pudo abandonar el coche sin recibir ningún daño.

A continuación, os dejamos el vídeo para que podáis juzgar las imágenes por vosotrxs mismxs:



A vosotrxs, ¿Qué os parecen las huelgas que están organizando los taxistas? ¿Qué haríais si os ataquesen mientras estáis en un Uber o Cabify? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente interesantes (o eso esperamos, claro).