Instagram es la red social de moda. La aplicación de fotografía propiedad de Facebook se ha convertido en la reina de las nuevas generaciones y va de camino de superar a su ‘hermana mayor’, quien, cada vez más, pasa a estar en un discreto segundo plano. Parte de este éxito es que Facebook no para de actualizar Instagram con un montón de funcionalidades que están resultando de lo más atractivas para sus usuarios.

Hace unos pocos meses lanzaba el ya popular ‘slider’, con el cual los usuarios podían valorar cualquier tipo de cosa a través de los ‘stories’. Hace menos de un mes, además, nos traía la revolución de las revoluciones: su propio ‘YouTube’.

Instagram GIF - Find & Share on GIPHY

Instagram TV nació como la primera gran plataforma de vídeo en vertical con miles de millones de usuarios activos dispuestos a ‘liarla’ con videos que, según se promete, podrán ser monetizados por los creadores.

Recientemente también han anunciado que, pronto, introducirán el poder subir piezas de música a los stories… pero es que hoy nos queremos centrar en otra de las novedades que se han publicado recientemente: las preguntas.

Instagram GIF - Find & Share on GIPHY

Esta nueva funcionalidad nos permite la posibilidad de dejar que nuestros usuarios nos hagan preguntas a través de nuestros stories, preguntas que, a posteriori, podemos publicar respondidas. Esto, que ha sido toda una sensación, ha desatado una pregunta a la que hoy daremos respuesta: ¿son realmente anónimas estas preguntas?

Todos sabemos que las respuestas que se publican son anónimas, pero la clave para entender esto es que, el usuario que formula las preguntas, sí puede ver quien se las realiza… por lo que son anónimas, pero solo a medias.

Addicted Instagram GIF by Maximillian Piras - Find & Share on GIPHY

Se conoce nuestra identidad hasta el momento en el que se comparte nuestra pregunta, lo que sí se hace de forma anónima. Como veréis a continuación, este dato no lo conocían muchos de los usuarios que protagonizan este artículo.

Ellos se pensaban que todo el proceso de pregunta-respuesta era completamente anónimo, por lo que sintieron impunidad absoluta a la hora de formular sus preguntas y, en más de un caso, se llevaron un zasca de esos que resuenan por todo el globo terráqueo.

Esta es, muy probablemente, una de las respuestas más divertidas y sinceras: «¿Cuál es tu talla de pechos? Te gustaría que te los chupara?». Ella, para vengarse, publicó la pregunta especificando que NO era anónimo y que ya lo vería en el trabajo… cagada xD.

«Estas preguntas de Instagram me están fastidiando la vida. Pensé que eran anónimas y le he dicho a mi amigo que su novia es fea»… así es como se rompe una amistad en muy pocos segundos.

«Pensaba que las preguntas de Instagram eran anónimas y le dije a una chica que su perro era feo»… así que dile adiós a tus posibilidades de ligar con ella. Eso o cómprale otro perro.

«No sabía que esto de las preguntas de Instagram no eran anónimas y le dije a alguien que tenía la cabeza pelada como una almendra». Menudos piropos los del chaval.

«¿Cómo Instagram inicia esto de hacer preguntas y no dice que no son anónimas? Casi consigo el divorcio». Si es que esta es la prueba de que una simple pregunta puede salir muy, pero que muy cara.

Ahora, sabiendo esto, ya no tenéis excusa: pensároslo dos veces antes de preguntar cualquier cosa… o ateneos a las consecuencias; Internet no perdona.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas…’hermosas’ y ‘constructivas’ preguntas? ¿Os ha pasado algo similar? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: The Guardian, DailyMail.