Muchos son los que, durante la previa al verano, han intentado lograr la misión imposible que a menudo supone la Operación Bikini. Muchas veces, el intento de ponerse forma antes de que llegue el momento de ir a la playa es algo muy parecido a los propósitos de fin de año. Hay mucha ilusión en el momento en que nos apuntamos al gimnasio, pero luego la mayoría de esos objetivos quedan en nada.

Todo esto con la excepción de algunos eruditos que consiguen demostrarnos que el esfuerzo da sus frutos. Lo que ninguno de nosotrxs esperábamos es que uno de estos referentes que nos iban a sorprender con un cambio físico asombroso iba a ser un mito del saber hacer español (siesta y tapas) como es Miki Nadal.

El presentador y tertuliano de radio y televisión ha conseguido, en solo unos meses, un cambio espectacular. Es verdad que, en su momento, ya hablamos de él y de cómo, sus nuevas rutinas en el gimnasio, habían conseguido mejorar notablemente su estado de forma.

¿Sus secretos? La verdad es que en ellos no hay ningún producto milagroso o una dieta basada en lamer piel de coco, sino que se limitan a un duro y constante entrenamiento y un plan nutricional ideado por especialistas del sector que han terminado suponiendo que Miki Nadal haya eliminado 10 kilos en solo 12 semanas.

Como en la mayoría de estos casos, lograr algo así ha exigido mucho esfuerzo a la persona que se marca unos objetivos nuevos para su cuerpo y su salud, pero, con la motivación necesaria, todo es posible.

Como hemos dicho, puede que Miki Nadal no sea la persona que muchos imaginaríamos dispuesta a someterse a un esfuerzo y dedicación como la que su cambio ha requerido, pero una promesa a su hija de tres años ha terminado convirtiéndose en todo un proyecto personal.





La estrella de La Sexta ha publicado orgulloso sus resultados en su cuenta de Instagram y, como decíamos, ha logrado una hazaña considerable en solo tres meses que se hace evidente en su aspecto físico.

Ha pasado de tener un 30,1% de masa corporal a un 25,4% y además, ha reducido su perímetro abdominal de 109 centímetros a 95’5, lo cual significa que, en el idioma de las personas que no pisamos un gimnasio, ha perdido casi un palmo de barriga.

Cuando hicimos una noticia hablando del cambio físico al que se estaba sometiendo, ya comentamos que tenía intención de seguir con ello durante las vacaciones y, de hecho, parece ser que se ha enganchado a la vida de gimnasio.

Pese a que a menudo hacía bromas en referencia a su despreocupación por su salud, su dieta y su poco interés por practicar deporte (aunque siempre lo ha tenido en comentarlo), parece ser que a día de hoy disfruta mucho de esta nueva etapa de su vida y, tal y como él mismo dice, seguirá trabajando su cuerpo una vez finalicen las vacaciones.





“Esto no acaba aquí. Después de las vacaciones seguiré progresando. El bicho de la salud ya me ha picado… Estoy más sano, más ágil, más delgado, más fuerte y más feliz”.

A continuación, os dejamos la publicación que el propio Miki Nadal subió a Instagram aportando la información tanto visual como númerica sobre la transformación física a la que tanto esfuerzo ha dedicado los últimos meses.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido el cambio físico de Miki Nadal? ¿Os sorprende? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: abc, lavanguardia