Todxs hemos tenido uno de esos jefes deleznables en un puesto de trabajo horrendo. Una de esas situaciones laborales en las que a menudo decimos “si me toca la lotería, me cago encima de la mesa del jefe”, pero las circunstancias nos impiden hacer eso, tanto si terminamos dejando el trabajo como si no. Pero, de vez en cuando, aparecen héroes que toman cartas en el asunto y, por lo menos en tercera persona, podemos disfrutar de una pequeña venganza que resulta realmente placentera.

Este es el caso de un analista de ventas que decidió abandonar su puesto de empleo por todo lo alto, concretamente, descorchando una botella de champán. Hasta aquí podría parecer una celebración de lo más normal, pero, si tenemos en cuenta que lo hizo en oficina de su jefe, la cosa cambia.



El trabajador abrió la botella y derramó la espuma por toda la oficina para terminar arrojándola con mucha rabia al suelo.

El vídeo se grabó en junio y se ha viralizado al ser compartido por el propio empleado de Sidoti & Co, Francesco Pellegrino, a través de su cuenta de Instagram.

Además, hay un momento durante su desfase en el que le deja su carta de dimisión encima de la mesa de su jefe. Un documento de texto en el que pone un sutil: “Que te foll**, lo dejo”.

El exempleado no se limitó a hacer un único story, sino que hizo distintas publicaciones en las que aparecía destronando una oficina vacía y haciendo muchos comentarios dirigidos a su jefe que, seguramente, no recibió con demasiada ilusión.




El que antes era trabajador de esa empresa tampoco desperdicia todo el champán, sino que, de vez en cuando, va bebiendo mientras de fondo suenan distintas canciones épicas como “How Will I Know” de Whitney Houston y “Good Vibrations” de Marky Mark, actualmente conocido como Mark Whalberg.




Los destrozos que realizó fueron muy variados, de hecho, en un momento del vídeo se ve como ha puesto una lata de una bebida llamada White Claw dentro del acuario, seguramente a modo de forma personal ya que Pellegrino se autoproclama como “El rey de Nueva York de White Claw”.

Así que, posiblemente, quiso dejarle claro al jefe quien había llenado su oficina de champan.

Se desconoce qué fue lo que hizo que el trabajador estuviese tan enfadado, pero fuentes cercanas a él dicen que, como muchos, sentía que se le estaba pagando muy poco por el trabajo que estaba realizando.



De hecho, cuando el vídeo se ha viralizado, muchos han intentado ponerse en contacto con él, pero su cuenta de Instagram ya aparece desactivada y, cuando le llamaron al teléfono, simplemente dijo que no sabía qué responder.

Solo se sabe que dejó la empresa en Junio y que el ejecutivo dirigente de la firma, Peter Sidoti, ha confirmado esa información.

Más allá de si su caso es más justo o menos, la realidad es que este hombre ha cumplido el sueño de muchas personas al abandonar su puesto de trabajo de una forma tan, por decirlo de alguna manera, atrevida y temeraria.

A continuación, os dejamos uno de los vídeos que hay subidos en YouTube y que han inmortalizado los míticos stories de Francesco Pellegrino que tanta envidia nos han hecho a muchxs de nosotrxs.




A vosotrxs, ¿Os parece  mal este tipo de dimisión? ¿Habéis hecho alguna vez algo parecido? ¿Seríais capaces de hacerlo? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: nypost, maxim