Nuestra mente es, muy probablemente, el órgano más complejo de todo nuestro cuerpo. Es la máquina encargada de diferenciarnos del resto de los animales: nos permite pensar y pensar en qué pensamos; pensar en por qué pensamos lo que pensamos y porque no paramos de pensar en las cosas que pensamos o dejamos de pensar. Pensamos demasiado y eso, lejos de lo que se pueda creer, suele ser bueno. Forma parte de nuestra identidad.

Pero es que nuestra mente puede decirnos muchas cosas que van bastante más allá de lo evidente. Nuestros ojos captan cosas que nuestra mente interpreta de muchas formas, y no tenemos acceso a todas ellas con la misma facilidad.

Hoy os traeremos la prueba de que, con la información adecuada, podemos obtener información muchísimo más valiosa sobre nosotros mismos de lo que podríamos esperar. Alucinaréis:

Esta es la imagen que debéis mirar y de la que debéis extraer una conclusión en función de qué es lo primero que veis. ¿El hombre está de frente? ¿Está de lado? ¿Cómo lo veis?

Aquí os dejamos todo el universo de posibilidades:

1El hombre de frente

Si lo primero que habéis visto es a un hombre de frente, las implicaciones que esto puede tener son del todo positivas. Para empezar, esto es indicativo de que lo primero que habéis mirado son sus ojos. Esto dice de ti que eres una persona que va de frente siempre. No temes decir las cosas tal y como las piensas o cómo te sientes.

Eres tremendamente sociable y no sueles pasar desapercibido en ningún tipo de situación en la que te encuentres rodeado de más personas desconocidas. Adaptas la situación a tus necesidades y la llevas por donde quieres.

Eres bastante precavido y, a pesar de que no te gusta desconfiar de las personas, sí que vas con tres o cuatro ojos a la hora de depositar tu confianza en alguien. Prudencia e intuición son las normas que rigen tus interacciones con el resto del mundo.





2El hombre de lado

Si lo primero que has visto ha sido a un hombre de perfil, las implicaciones nuevamente serán del todo positivas para ti en lo que a tu personalidad se refiere. en este caso, en lugar de sus ojos, has centrado tu atención en su nariz y su boca, lo que dice de ti que ‘rehuyes’ bastante del contacto visual.

Eres una gran persona, pero puede que seas bastante más tímida de lo normal. No te gusta ser en absoluto el centro de atención y prefieres ser discreto y pasar desapercibido. Te cuesta fiarte de la gente, pero, cuando te fías, te entregas al 100%.

Tus inseguridades hacen que, en ocasiones, te cueste defender aquello en lo que crees a pesar de tener muchos elementos a tu favor. Pero, si te lanzas, no hay quien te pare.

3El hombre de espaldas

Si lo primero que habéis visto es un hombre de espaldas, la cosa puede no estar del todo como debería. Puede que mucha gente, por algún motivo, te esté dando la espalda. ¿Te has comprado un perfume de cebolla y una pasta de dientes gusto a ajo? Esto podría darte alguna señal.

4El hombre desde arriba





Si lo primero que has visto ha sido al hombre desde arriba, puede que tengas el ego muy subidito. Llevas un tiempo que miras a todo el mundo por encima del hombro y, recientemente, has empezado a delirar y miras a todo el mundo por encima de la coronilla. ¿Las ventajas? Puedes detectar con mayor facilidad a quien se esté quedando calvo.

5Un hombre desde abajo

La verdad es que aquí solo me surge una pregunta: ¿por que diablos tiene dos pies izquierdos? Cada día te despertarás de mal humor. Piénsalo un poco a ver si lo pillas.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido este test? ¿Todavía estáis flipando con la última imagen? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos).