Internet ha vuelto a ponerse patas arriba con una de esas historias que tanto les gustan a los usuarios que por estos lares habitan. Se trata de una nueva historia de terror en la que muchísimos usuarios se han visto involucrados y que está causando una gran cantidad de sentimientos encontrados entre los que destaca la estupefacción y el miedo.

Las redes sociales están completamente plagadas de un nuevo personaje llamado ‘Momo’ del que, probablemente y a estas alturas, ya habréis escuchado hablar. Solo con ver su rostro ya se nos hiela la piel: ojos desorbitadamente grandes y una boca grande y retorcida.

¿Quién es esta persona? De hecho, ¿es una persona real? ¿Se trata de una broma pesada? ¿Alguien le ha dicho que debería ir a la peluquería? La cuestión es que la cosa, lejos de ser una broma, parece ser algo bastante más serio… pero empecemos por el principio.

Todo comenzó cuando un usuario de Facebook publicó un número de teléfono pidiendo ayuda. Muchas personas añadieron este número a su lista de contactos (+81435102539) y lo que se encontraron fue algo muy extraño.

Como podréis ver, el número empieza por (+81), lo que significa que el teléfono proviene de Japón y que, por tanto, lo más probable es que el autor de esta ‘broma pesada’ provenga del país nipón también.

La foto del perfil de Whatsapp es la que os hemos comentado más arriba. Una imagen más propia de un film manga de terror que de la realidad. El mensaje que podemos encontrar junto a la imagen dice así: «人々は私をLと呼びます», lo que, en castellano, significa «La gente me llama L».

El reto consistía en agregar el número y hablarle y esperar a ver que te respondía ‘Momo’, como se ha dado a conocer al autor de todo esto. Según lo que se ha podido comprobar, el tal Momo es capaz de hablar en diversos idiomas, pudiendo contestar cualquier pregunta que se le formule… de una forma horrible.





La imagen de Momo fue vista por primera vez en Japón en el año 2016 en el museo de Ginza en Japón. Se trata de una obra de ‘arte alternativo’ que conformaba parte de una exposición sobre fantasmas y espectros y ahí destacaba esta escultura de una especie de mujer-pájaro satánico.

Fueron muchísimas las personas que fueron hasta ese museo para ver la figura y son varias las fotografías que se sacaron junto a ellas y que se pueden encontrar en Internet, por lo que, en lo referido a la foto de perfil, no hay demasiados secretos.

La cuestión es que Momo ha demostrado ser una persona con unas respuestas tremendamente violentas y sanguinarias, habiendo pruebas de que ha mandado imágenes a modo de respuesta en las que pueden verse niñas asesinadas y masacradas.

Tampoco ha dudado en amenazar de forma directa a aquellos que ‘osen’ hablarle, metiéndose con sus familias, obteniendo información privada de una forma que se desconoce. Muchas personas se han aventurado a afirmar que el tal Momo se sirve de métodos de ‘doxeo’ o, lo que es lo mismo, sacar dicha info de ‘espiar’ las cuentas de Facebook, Instagram, Twitter, etc de los usuarios.





Como podéis ver en esta conversación, el interlocutor está siendo directamente amenazado y se le ha enviado fotos en las cuales se muestran objetos muy parecidos a los que tienen familiares suyos.

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, la verdad). 
Fuentes: Depor, Ideal.