En el ya lejano 2007, se estrenaba la primera cinta del director español Juan Antonio Bayona: ‘El Orfanato’. Una cinta que mezclaba thriller y terror de forma magistral y que nos presentaba una de esas historias que hacen escuela. Con actrices como Belén Rueda y actores de la talla de Fernando Cayo, esta cinta no podía salir mal, y así fue.

Pero hoy nos queremos centrar en otro de los actores de la cinta y cuyo papel es tremendamente fundamental en la trama de la misma. Se trata de Roger Príncep, el ya mítico ‘Simón’ en la cinta. ¿Os acordáis de un niño con un saco horroroso en la cabeza? Pues ese mismo.

Por aquel entonces, Roger tenía tan solo 8 años de edad, pero su magistral interpretación le valió una tempranísima nominación al Goya a ‘Mejor actor revelación’ en la gala de ese año. Una joven promesa del panorama interpretativo español a la que, hoy en día, le hemos perdido un poco la pista… ¿qué ha sido de él?

A Roger pudimos verlo, más tarde, en cintas como ‘Los girasoles ciegos’, ‘Forasters’ o ‘Pájaros de papel’, pero la gran mayoría de estas cintas fueron estrenadas hace ya unos cuantos años.

Gracias a una entrevista realizada por el diario ‘La Vanguardia’, hemos podido conocer, al fin, qué ha sido de él y, sobre todo, cuáles son sus planes para el futuro y si piensa o no seguir en el mundo de la interpretación.

Según cuenta, el joven ha dedicado gran parte de su adolescencia a estudiar y, recientemente, se ha graduado como barman profesional, cosa que, según confiesa, había sido su gran pasión desde siempre.

En lo que se refiere a su futuro dentro del mundo interpretativo, afirma que está en pleno proceso de búsqueda del ‘proyecto adecuado’. Está contento con haber sido Simón hace ya más de 10 años, pero también se lamenta de que lo hayan encasillado tanto en ese papel.



Afirma que, por aquel entonces, más que actuar, lo que hacía era ‘jugar’ delante de las cámaras, por lo que ahora sí quiere demostrar sus capacidades interpretativas reales y, para ello, necesita un proyecto a la altura.

Su ausencia en la gran pantalla se debe a que ha preferido centrarse en pequeños trabajos y en cortos mucho más discretos y que, hasta ahora, ha preferido actuar ‘por amor al arte’ en proyectos que le gustasen mucho.

También revela que no le gusta demasiado verse en sus papeles ‘de niño’ ya que afirma que no considera que, bajo ningún concepto, eso fuese actuar. Más bien era algo así como dejar jugar a un niño pequeño delante de una cámara y delante de actores y actrices que sí sabían actuar.

Tanto es así, que afirma que preferiría no haber hecho ‘El Orfanato’ en aquel entonces y que, si pudiera, preferiría hacerla hoy en día, a la edad que tiene. Cree que su desempeño podría ser muchísimo mayor y que si la rodase ahora, podría enseñar todo su ‘verdadero potencial’.

«Ahora quiero entender porqué lo hago y conocer el personaje. Es lo que más me gusta de la interpretación. Un actor puede vivir la vida de 500 personas diferentes pero sin dejar de ser tú. Es casi como un sueño», confesaba.

A lo largo de estos años, ha viajado mucho por España y ha vivido de la forma más ‘rural’ posible, conociendo a la gente de la calle y mezclándose con ellos. Según sus propias palabras, «un actor ha de ser capaz de ser 500 personas diferentes sin dejar de ser él mismo» y, conociendo a muchos tipos de persona, podrá ser muchos tipos de personajes.

Su sueño para el futuro es poder actuar en Hollywood junto a actores y actrices de primera línea, en especial, le gustaría rodar un día con Jackie Chan, quien es su ídolo desde que era pequeño.

Fuente: Instagram (@Roger_Princep)

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido la vida de este chico? ¿Lo echáis de menos en la gran pantalla? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos. 

Fuentes: La Vanguardia, AS.