Lauren Stott es una joven de 23 años que tiene un desorden de identidad disociativo (en adelante, DID), un desorden que afecta al 1% de la población y a menudo deriva de un trauma importante, normalmente en los primeros años de vida. Se trata de un trastorno que divide la psique de la persona que lo sufre en dos o más personalidades. Recientemente, Lauren ha querido contar cómo lidia con ello y resulta verdaderamente interesante. ¡No os lo perdáis!

Lauren vive con 12 personalidades diferentes y lidia con ellas escribiendo los pensamientos y sentimientos de cada identidad.

Lauren fue diagnosticada en agosto de 2017, un año después de empezar a recibir tratamiento psiquiátrico tras un intento de suicidio. Desde entonces, va a terapia casi cada día donde representa a sus personalidades en un aula con 12 escritorios.

Lauren explica que las personalidades siempre están hablando. Lauren se refiere a ellas como «sistema» y asegura que es muy complicado hablar en detalle sobre algunas de las demás, incluyendo una que ella describe como «animalística».

Lauren escribe diarios para ayudar a mantener en orden sus personalidades con el objetivo de unirlas y liberar los recuerdos dolorosos del pasado.

Recientemente, ella y su terapeuta dieron un paso adelante cuando su personalidad de la juventud, Hope, compartió recuerdos reprimidos del pasado cuando Lauren fue agredida sexualmente a los 17 años de edad.

«Los recuerdos y las personalidades son partes de mí, pero mi personalidad está fragmentada en 12 psiques diferentes«.





«En la terapia, me he condicionado a pesar de todo como si hubiera 12 escritorios en un aula, cuatro en una fila con un líder al frente. Hay 12 personas en esa habitación y cada una tiene sus propios recuerdos y sentimientos. Tengo 12 diarios diferentes por cada una de ellas«.

«Una es una niña pequeña de unos siete años. La llamo Sylvie. Tiene mucha ansiedad, tiene muchos recuerdos de cuando era joven. Tiene bastante miedo y siempre quiere que la escuchen«.

«A otra de mis personalidades la llamo Intellectual. Durante un periodo breve de tiempo, fui mormona e incluso fui bautizada. Es una etapa que apenas recuerdo, pero entonces ella era la líder«.





«Hope es a la que suelo llamar la víctima. Antes de empezar la terapia, No tenía ni idea de que había sido agredida sexualmente cuando tenía 17 años (…) Ahora la escucho mejor que antes«.

«En la televisión, las personas con DID siempre son asesinos o villanos violentos y ese raramente es el caso. Una de las peores cosas de vivir con esta condición es que la gente me mira con cara de ‘eso no es verdad’. Cuando la gente sugiere que estoy mintiendo, pienso ‘¿Por qué querría mentir sobre esto?’«.

Lauren controla su condición con medicación y terapia regular, pero asegura que su perro de apoyo emocional juega un papel clave en su recuperación.

«Mi perro se sienta conmigo cuando tengo flashbacks y ataques de pánico. Intenta poner su peso encima de mí para ayudar. También puede abrir el congelador, coger un paquete de hielo y traerlo a otra habitación. Nunca se separa de mí«.

Actualmente, Lauren está preparando su boda. «El DID puede hacer las relaciones complicadas. A veces mi novio dice que puede ser como salir con un niño cuando Sylvie es la líder porque es propensa a las rabietas, pero es mi roca, el amor de mi vida, la persona más comprensiva, amable y preciosa. Y quiere estar conmigo. No puedo esperar más para casarme con él«, asegura Lauren.



«Espero que en el futuro llegue un momento en que no tenga que ir a terapia cada día. Todavía queda mucho por descubrir en mi cabeza, pero creo que al final todo funcionará correctamente«. ¡Seguro que sí, Lauren! 😀 😀

¿Conocéis a alguien que sufra del mismo desorden? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis echar un vistazo a otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos. 

Fuentes: metro ladbible