El programa First Dates nos ha dejado citas muy tensas que ya habéis podido ver. La gente visita el programa en busca de una persona que pueda encajar en su vida y con la que habría alguna posibilidad de mantener algún tipo de relación. Pero claro, los participantes no tienen ni idea de quién y cómo será la persona con la que cenarán, aunque antes de entrar en el programa hacen saber de cuál es el tipo de persona que les gustaría tener en su vida. Y a veces las parejas no pegan en nada, pero en nada en absoluto, y la cita acaba siendo un auténtico desastre… Pero si es que te toca una persona que te falta el respeto de forma constante, poca cosa se puede hacer… Y ayer es lo que sucedió en la siguiente cita que os contaremos a continuación.

us soccer popcorn GIF by U.S. Soccer Federation

Vamos a empezar por el principio que no queremos dejarnos ningún detalle. A partir de aquí, ya sacaréis vuestras propias conclusiones. En el programa de ayer, Artemio y Elena visitaban el restaurante del amor para intentar encontrar a su media naranja.

Artemio, un boxeador de 26 años afincado en Sevilla, y Elena, profesora de yoga de 35 años y residente en Barcelona. Ambos eran de origen ruso (lo único que tenían en común), pero eran completamente polos opuestos y no precisamente de aquellos que se atraen.

La cita, para decirlo suavemente, fue un desastre. Ella quería un hombre que fuera muy inteligente y con mucho dinero: «Me gustaría encontrar a un empresario que ganara, no sé… 50.000 euros al mes«.

A él no le gustó Elena por su edad y no dudó en decírselo y lanzarle pullas cada dos por tres sin ningún tipo de tacto ni educación. Además, le soltaba chistes baratos sobre la supuesta inteligencia de las mujeres por el hecho de ser rubias.

Primero él le preguntó si era rubia teñida o era su color natural, a lo que Elena respondió, tras unos segundos, que llevaba mechas aunque su pelo también era rubio. Después, ella se contradijo y fue entonces cuando Artemió le soltó otra más:  «Ahora me estoy dando cuenta de que sí eres rubia«.




oh my god omg GIF by America's Got Talent

Para cambiar de tema, Elena le dijo que hablaba cuatro idiomas: ruso, español, inglés y alemán, a lo que él le soltó con desprecio: «Para ser rubia está bien«. A continuación, él le dijo que le gustaban las morenas, justo lo contrario que ella.

Ella aguantó y mantuvo la compostura durante toda la cita, pero faltaba la traca final: «No te ofendas, pero eres muy viejita para mí. Esperaba a alguien más joven«. Ante este comentario, ella le agradeció por su amabilidad y caballerosidad.




La tensión se notaba y, para poner fin a la situación, él le propuso pedir la cuenta para después decirle, en ruso: «Me miras como si estuvieras yendo a la guerra«. Elena sonrió irónicamente y le soltó: «Qué gilipollas eres«.

Al final, Elena decidió poner fin a la cita antes de tiempo (y no nos sorprende, la verdad).  Eso sí, recordó que no se había terminado el postre y no dudó en volver para disfrutarlo. «Él no me va a quitar a mí el hambre, porque me gusta mucho el chocolate«.

Después de eso, la decisión final se veía venir, pero hubo tiempo para un último desprecio por parte de él.

A continuación os dejamos el vídeo de la cita al completo incluyendo el momento de la decisión:




Y vosotrxs, ¿qué pensáis de este personaje? ¿Qué habríais hecho en el lugar de la chica? No dudéis en dejarnos vuestra opinión a través de los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos.