Hoy nos gustaría que conociérais a Vladimir Franz, un abogado de formación, pintor, compositor de música clásica y opera que saltó a la fama hace ya unos años tanto por su carrera académica y profesional y sus logros como por su apariencia.

Participó en las elecciones presidenciales de la República Checa en 2013, donde atrajo a muchos votantes jóvenes por su punto de vista progresista. En la primera ronda, quedó en quinto lugar, pero no logró el apoyo suficiente para pasar a la segunda ronda.

«Durante toda mi vida me pronuncié mediante la expresión artística como compositor musical y como creador, sobre la evolución del mundo, de la sociedad, del hombre, del hombre en la naturaleza«, explicó en una entrevista a la agencia Efe.

Fue en la campaña electoral cuando llamó la atención de los medios debido no solo a su alto nivel cultural y académico, sino por su apariencia: tiene el 90% de su cuerpo tatuado, incluyendo su rostro.

En una entrevista confesó que se presentó solo porque le hizo gracia que un grupo de admiradores (más de 90.000) firmaran para solicitar su candidatura a la presidencia, Franz for president.

Es miembro de la Academia de Artes Escénicas de Praga y en 2004 fue galardonado con el título de Profesor de Arte Dramático.



Ha sido viceministro de cultura de la República Checa. Además, Vladimir ha recibido premios como compositor, es pintor y profesor de universidad desde 1993.

Ha compuesto obras maestras y sinfonías y ha presentado numerosos cuadros a lo largo de los años. Tal y como ama el arte y el mundo académico, también ama el arte del tatuaje y ha hablado mucho sobre ello.

«El arte del tatuaje acompaña a la raza humana desde tiempos inmemorables. Además de la magia original y la función ritual, representa también una función estética. Por supuesto, un punto de vista estético es asunto de cada individuo libre».

«El tatuaje es una expresión de libre voluntad, sin tocar la libertad de otros. Es una expresión de decidir de forma permanente e inmutable de defender tu opinión, tanto en las buenas como en las malas. (…) Mis tatuajes son resultado de un concepto sofisticado a largo plazo, no una emoción repentina«.

«Mis tatuajes son mi pequeño jardín privado, ellos no son un obstáculo, me dan más valores, porque las elecciones no son un concurso de belleza. Se trata de la tolerancia y la cultura».

Franz defiende «una sociedad educada, culta y tolerante, que no reivindique sólo derechos, sino que se asuma deberes» y critica la profunda corrupción del sistema checo.

¿Qué pensáis de Vladimir? ¿Qué es lo que más os ha llamado la atención? No dudéis en explicárnoslo en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado este artículo, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o, por lo menos, eso esperamos).

Fuentes: mediazink  addcolortoyourlife ABC